Rendirse jamás

Unos ojos que miran de frente,
brillantes,
vidriosos,
que lo quieren decir todo en una mirada.

Un paso,
otro,
sin rendirse jamás.

Él no sabe el motivo de su empeño,
cuando lo piensa no tiene ni idea.
Solamente intuye que debe caminar,
seguir,
mirar hacia delante y luchar.

Luchar siempre,
sin parar.

Podrá perder,
podrá vencer,
pero jamás se rendirá.

La vida le llenará de cicatrices,
de incomprensión,
de palabras ocultas
y de palabras malsonantes,
pero sus ojos brillantes,
su cara de guerrero,
no hincará la rodilla jamás.

Porque sabe quién es,
sabe lo que es,
y en ello va implícito batallar,
cada mañana.

Nunca,
nunca te rindas,
nunca,
yo creo en ti,
siempre creeré,
ahora, siempre,
en todo momento,
eternamente.

man in gray shit sitting on rock boulder

Photo by daffa rayhan zein on Pexels.com

Anuncios
Publicado en Concienciación, Educación, Libros, Poesía, Reflexiones, Salud | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Los 10 terribles errores del sistema educativo

Lo primero es definir “sistema educativo”, el cual no es un ente abstracto sino un conjunto bien establecido de estamentos, los cuales comprenden el gobierno con sus leyes educativas, las escuelas, colegios y universidades con la aplicación de las mismas, y por último la familia en la interacción con las escuelas y la transmisión dentro del hogar. Habría que añadir al sistema educativo, aunque no siempre es así, la relación de los estamentos educativos y el alumno con el mundo laboral: empresas, talleres, etc. Todo ello, juntos, forman el sistema cuyos errores describiré a continuación. Tengo que dejar claro que es mi valoración personal, mi experiencia, y es tan subjetiva u objetiva como la de cualquiera, lo plantee con más benevolencia o con mayor saña que yo. Aún así creo que no estoy desencaminado.


#ERROR 1. Memoriza, memoriza, memoriza…

Es terrible el hincapié que se hace en la memorización de datos e información, como si el alumno fuera un disco duro con múltiples carpetas. Es terrible porque se enfatiza la idea de que se aprende nada más que con el cerebro y se obvia el resto de inteligencias y necesidades del alumno. No es de extrañar que esto ocurra porque la forma de evaluar al alumno es con exámenes y estos son el culmen de la memoria, no del proceso cognitivo, que es aún mayor. Tal es así que aprobar un examen con la mejor nota no significa aprendizaje, del mismo modo que suspender con la peor nota no significa no haber aprendido. Parece ser que el sistema educativo no conoce otra forma para evaluar al alumno que hacerles preguntas y que estas sean respondidas tal como se espera lo hagan. Sin duda se daría un paso de gigantes si se tomase en cuenta el resto de inteligencias de la persona que está aprendiendo y que además desaparecieran los típicos exámenes de los colegios.

homework-2521144_640


#ERROR 2. Creando trabajadores y consumidores.

Parece que el objetivo del sistema educativo es preparar al alumno para el mundo laboral y de rebote para el mundo del consumo, englobado dentro del ciclo gana-gasta. Una vez oí el discurso de bienvenida de un director de secundaria que una y otra vez repetía que debían prepararse para trabajar y que para eso necesitaban el título, a mí me pareció muy triste porque aspirar a eso nada más era desaprovechar el tiempo de todos, alumnos y maestros. A mi juicio deben prepararse como personas primeramente, el ser en primer lugar, luego el hacer y por último el tener, cuya importancia sería para mí de un 60 % para el ser, un 30 % para el hacer y un 10 % para el tener. Sin embargo el énfasis se pone al contrario: un 60 % en tener (títulos, dinero, trabajo, bienes, pareja, coche, ropa…), un 39 % en hacer (trabajar, crear empresa…) y un 1 % en ser (formarse como ser humano, conocerse a sí mismo…)

businessman-2108029_640


#ERROR 3. Se premia la extroversión.

Es así, los introvertidos están malditos por el sistema educativo, aquellos que tiene una forma de aprender y comunicarse distinta a la extroversión lo tienen muy difícil, son anatemizados y a todo el sistema educativo les urge cambiarlos, por un lado se les castiga por su forma de ser y por otro se premia a los que son de forma contraria. Y esto no solo pasa con la gente presuntamente tímida y apagada, también se castiga al que en demasía sobrepasa el baremo exigible de extroversión. Los alumnos que son muy inquietos, preguntones, son normalmente etiquetados como enfermos, con TDAH. En general lo que se premia es la mediocridad o un baremo lejos de lo que se considera hiperactividad y lejos de lo que se considera timidez o depresión. Normalmente, en esos dos extremos, que muchas veces es lo mismo: niños con grandes dotes, muy inquietos y a la vez muy introvertidos, es donde moran los genios, los extremadamente capacitados, la gente singular. Pero claro, el sistema educativo, el sistema laboral, no necesita gente así, porque remitiéndonos a punto #2, lo que se necesita es un trabajador poco reflexivo, pero lo suficientemente preparado como para ejercer su labor en la cadena.

fear-299679_640


#ERROR 4. Las asignaturas de antaño en un mundo nuevo.

Matemáticas, lengua, biología, física, idiomas, etc. A priori no se podría objetar nada a aprender las asignaturas de siempre, a priori, porque la realidad es otra. ¿Quién no conoce titulados superiores con innumerables faltas de ortografía y gramaticales o con una pobreza cultural que te deja alucinado? Eso ocurre por lo descrito en el punto #1, donde han memorizado y han aprendido, sin darle valor y énfasis al conocimiento, lo justo para aprobar o sacar buena nota, pero luego, al no formar parte de lo que les gusta o lo que practican se les olvida. El cerebro no retiene lo que no necesita. ¿Para qué quiere el cerebro saber quién fue el primer Borbón o cómo se resuelve un sistema de ecuaciones si jamás va a volver a necesitar esa información? A mi juicio el error radica en que se enseña más de lo que se necesita, se les exige más de lo que es justo y se les roba más tiempo del que es necesario. Lo idóneo es enseñar las bases, lo justo, y meter más asignaturas empíricas que teóricas. Un estudiante debe saber escribir correctamente, construir un texto, hablar con propiedad, pero para ello no necesita saber que es un sintagma adverbial. La asignatura de lengua debiera contenerse en aprender a comunicarse oral y por escrito y en transmitirles amor por la lectura. En matemáticas es lo mismo, no necesitan más que lo básico, tiempo tendrán de aprender lo complicado cuando decidan qué hacer con sus futuros estudios. En primaria y en secundaria a parte de aprender lo básico, que lo aprenderían mejor, sería ideal introducir nuevas asignaturas, tipo: educación vial, economía doméstica, bricolaje, arte, poesía, por supuesto teniendo un compendio grande donde elegir, porque no todos los alumnos tienen los mismos gustos e inteligencias. Sin obviar aquellos aprendizajes que no siendo prácticos para el día a día de una persona, como rellenar un formulario o conducir, sí son necesarios para el enriquecimiento de la persona, del ser.
Una crítica aparte merece las asignaturas religiosas y aquellas de corte político, propias de países alineados con religiones o dictaduras o grupos gobernantes. El sistema educativo se ve invadido por cuestiones que debieran estar cercados a la privacidad, a la vida familiar y lejos de las aulas.

geometry-1044090_640


#ERROR 5. Compite, se el mejor, se el primero…

Los alumnos son preparados para competir, en todas las asignaturas prácticamente, y se le da énfasis al hecho de ser el primero o el mejor. Ya en casa se suele educar así y con los deportes no deja de ser su causa de existencia. ¿Existe algún deporte que no importe si se gana o se pierde? , ¿existe algún deporte en el que no haya vencedores? En el cole pasa igual: hay ganadores y perdedores, vencedores y vencidos. Es un tremendo y horrible error, porque no prepara a personas sino a combatientes. El sistema educativo no entiende que la colaboración es más importante, práctica, justa y eficiente que la competición. Está tan inculcada la competición, el enfrentamiento, que ni siquiera planteamos modos distintos de hacer las cosas. En una sociedad civilizada, con gente preparada y culta, la única opción viable es la colaboración, donde todas las piezas del engranaje son importantes y necesarios, y dónde las medallas de oro o plata carecen de sentido. Otra cosa bien distinta es la autosuperación, la lucha interna, intentar ser mejores, pero solamente con la intención de encajar en el sistema colaborativo, sin medallas, sin vencedores, sin vencidos.

people-3152585_640


#ERROR 6. La educación en la escuela.

La educación, primeramente, se debe llevar a cabo en todas partes: colegios, hogares, calles, institutos, jardines, en un avión, en un barco, en las nubes, etc. Educar debe ser como respirar, algo cotidiano sin costar trabajo. Lo que ocurre es que se le ha querido dar una dimensión extraordinaria a algo muy corriente y ordinario, para ello se le ha otorgado un lugar específico, un control absoluto, una manipulación completa a esto de educar. Desde los gobiernos, estados, se ha tomado el control de la educación, se han apoderado de nuestros hijos y dictan lo bueno y lo malo.
Desde mi punto de vista la educación no debiera estar tan controlada y debiera ejercerse en cualquier lugar, incluso en el hogar. Si lo que se quiere con la educación oficial es controlar el acceso a las universidades, esto podría ocurrir de diferente modo, simplemente la persona que tiene ciertas dones y conocimientos podrían entrar en la facultad, taller, oficio, profesión, arte para el que estuviera preparado.
En la actualidad no se educa: se adiestra, se adoctrina, se encorseta al niño o adolescente, para conducirlo al mundo laboral o universitario según unos cánones oficiales, para continuar con lo mismo desde hace siglos y no se conviertan en librepensadores.

school-desks-305953_640


#ERROR 7. Con dinero es mejor la educación.

El error no es la afirmación que con dinero haya mejor educación, el error es la certeza que con dinero se facilita mucho la educación y en estos momentos no ocurra esto. Es un error que se tenga que depender del dinero para enriquecer la educación y posibilidades futuras de un niño, es un error que no se invierta más en lo público. Un país debe saber que la base de su futuro, de su grandeza, radica en la categoría de su educación y de sus investigadores, por ello debe hacer todo lo posible para que la educación sea no solamente gratuita, sino que además sea de gran calidad. En los colegios todo debe ser gratis, desde los libros, comida, materiales, excursiones, viajes, clases de refuerzos, de idiomas, etc.
Invertir, por ejemplo, en más profesores para que estos tengan menos alumnos, y que los alumnos además tengan menos profesores. Un maestro por cada quince alumnos por ejemplo, y que un alumno no tenga más de dos o tres profesores por curso, eso es lo ideal. Invertir también en edificios habilitados con lo mejor de la tradición y de la tecnología, con lo mejor de ayer y del hoy. Tener laboratorios modernos, buenos gimnasios, tecnología punta, etc. etc.
Es cierto que a veces no hace falta tanta inversión, sino que esa inversión económica y estructural sea eficaz. También es cierto que se puede hacer mucho con muy poco y que a veces por mucho que se tenga no hay nada que hacer, simplemente porque fallan otras cuestiones de la educación, tal como indican la lista de errores plasmados.

bank-note-euro-bills-paper-money-63635.jpeg


#ERROR 8. A cada edad su curso correspondiente.

Sí y no, no y sí, es mi ambigua respuesta a lo que creo es un error en la mayoría de las veces y en las que otras se acierta. Partiendo que los niños, jóvenes, tienen mayor capacidad de aprendizaje que el que demuestran en clase, pero que se ven aminoradas a causa de un mal sistema educativo y la indefensión aprendida, la cuestión de la edad, los cursos, pasar, repetir, etc. es a menudo un tremendo error. A esto debemos añadirle el error de solamente valorar determinadas inteligencias y no otras, pues pasar de curso o repetir se convierten en algo injusto por naturaleza, aunque bastante correcto con los valores (equivocados) actuales.
Desde mi perspectiva, si se aplicase una educación mejor, si se tomase en cuenta las inteligencias diversas, el tema de los cursos podría ser algo secundario. Un profesor, por ejemplo, podría tener un niño durante muchos años, dando igual si tiene 5 o 14 años, si debiera estar en primero o en quinto. Se le daría más importancia al contenido, a las asignaturas (relacionadas horizontalmente), al desarrollo humano, que al curso, a la edad, al recinto u otra cosa. La escuela clásica en la que el maestro enseñaba de todo y tenía al alumno durante muchos años, por ejemplo, es un buen referente, pero aplicando, claro está, las ventajas del mundo tecnológico y los nuevos paradigmas de la educación. Mezclar edades es una idea que beneficia a todos: se afianza la colaboración, la solidaridad, el compañerismo, etc.

pexels-photo-764681.jpeg


#ERROR 9. Todos abogados o médicos.

El mundo universitario tiene sus errores, también forma parte del sistema educativo, pero al ser tan específico y al preparar para ciertos oficios se escapa un poco del centro de atención de la crítica, pero no deja de tener sus fantasmas y merecedor de un varapalo. Uno de esos espectros que revuelan por su dormitorio es que se le haya dado una importancia tremenda, como si fuera la consecución final de todo héroe. Es verdad que preparan abogados, médicos, ingenieros, necesarios para el mundo, para la sociedad. Es verdad que la educación superior es muy importante para que una sociedad avance y resuelva sus problemas. Pero también es verdad que está sobrevalorada con respecto a otros oficios, otras profesiones, no universitarias y también muy necesarias. Alabar a una persona por sacarse una carrera de arquitecto y menospreciar al que se hace panadero, por ejemplo, es una injusticia. En el engranaje de la sociedad todos son necesarios: abogados, médicos, panaderos, camareros, jornaleros, etc. Cada cual aporta lo suyo, cada cual haciendo su labor bien, con vocación, con amor, pueden hacer del mundo un lugar mejor.
El error no es que la educación superior sea sobrevalorada, que lo es, por supuesto, el error es que eso conduce a una saturación de unos estudios determinados y que no haya demanda de otro tipo de estudios, y también hace que ocurran abandonos y todo lo que ello conlleva de gastos y quebraderos de cabeza.
Otro error es la preparación para el acceso a la universidad, los estudios previos, como el bachillerato, que definitivamente debiera estar integrados en el mundo universitario y formar parte de los cursos iniciales del mismo. Creo que con un sistema educativo de primaria y secundaria correctos llegados al punto del bachillerato integrado (sería en este caso la carrera universitaria) sabría qué estudiar y qué hacer con su vida. Habría buenos abogados y buenos médicos, o buenos lo que sea, porque ya se conocerían a sí mismos y qué les gusta. Acabada la secundaria, que bien podría estar integradas primaria y secundaria, el alumno iría a la facultad que cree conveniente e iniciaría sus estudios como aprendiz o neófito. Y en el caso de no ser una facultad podría ser un oficio o taller distintos: también necesitamos fontaneros, albañiles, agricultores, etc.
Para acabar este apartado: sea cual sea el oficio que se escoja lo que sí se necesita es que sea vocacional, que ame lo que haga, que se recicle constantemente y que todos valoremos con justicia ese don y ese esfuerzo.

library-la-trobe-study-students-159740.jpeg


#ERROR 10. ¡Viva Dios y el Rey!

Ya lo he apuntado antes: la religión y la política debieran estar lejos de las aulas. No es que el alumno no se le enseñe nada de religión o política, debe saber de estas cosas, pues forma parte de la esencia de la humanidad, lo que no se debe hacer en las aulas es aprovechar la coyuntura y adoctrinarlos,  convertirlos en prosélitos, en esclavos o seguidores de ideologías que la mayoría ejercen y creen.
Sé que es difícil escapar de los condicionamientos de la sociedad, de la cultura vigente, de las tradiciones, pero en los colegios se debe ser más asépticos en estas cuestiones, limitando esa influencia externa todo lo posible. No digo que la gente deje de procesar su fe o creer en una idea política, lo que digo es que éstas no deben entrar en las escuelas y las escuelas deben enseñarlas con lejanía, sin adoctrinamientos. Historia de las religiones, geografía política, cómo funciona el Estado, historia de las naciones, regiones, las guerras, la actualidad, etc. se debe saber; pero no debe haber una foto del líder y otra del santo de turno al lado del profesor. Los vivas a Dios y al Rey deben hacerse fuera de las clases. De hecho, incluso, hay que tener cuidado con meter a los niños y adolescentes en enfrentamientos de este tipo. El colegio debe ser como Suiza, neutral para estas cosas y bastante fuerte a la hora de defenderse de los ataques externos, que al fin y al cabo, todo lo que sea manipular el sistema educativo no deja de ser un ataque a la buena enseñanza y a la libertad de expresión y aprendizaje.

architecture art cathedral chapel

 


Vídeos con enfoques distintos sobre la educación, sobre los viejos y nuevos paradigmas. Al margen de lo que digan los autores es obvio que hay una gran inquietud y que se buscan nuevos y mejores modos. Todo ello denota que necesitamos nuevos modelos y que es el momento de plantearnos qué estamos haciendo y comenzar con los cambios.

Hay muchos, muchísimos vídeos más, libros, estudios, que denuncian el sistema actual y exigen o aconsejan un cambio, en ciertos casos radicales. Muchos pensamos que ya va siendo hora del cambio.


Por supuesto podría seguir enumerando errores, pero creo que con 10 doy a entender lo que quiero transmitir, que es la necesidad del cambio de paradigma.

Publicado en Ciencia, Concienciación, Cultura, Educación, Historia, Política, Reflexiones, Religión, Sociedad, Vídeos | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Llenas de tanto

El viento mueve con su soniquete las hojas,
que austeras y amarillentas,
caen de los árboles,
depositando sobre el camino de tierra,
tantos sueños de primavera,
tantas ilusiones vanas,
vacuas como las ramas.

Y el viento mueve las hojas del calendario que,
día tras día,
mes tras mes,
se manifiestan vanidosas e insatisfechas.

Junto las hojas, los días,
los sueños rotos, las esperanzas marchitas,
esos pensamientos que proyectamos,
esos sentimientos que guardamos,
ese montón de austeras y amarillentas hojas,
de nadas llenas de tanto.

Es un grito desgarrado y desgarrador
que el ser humano coloca,
sobre el viento,
sobre la copa,
pidiendo con su corazón la ayuda del destino,
del dios de su fe,
de su propio interior,
que se pinta en oníricas noches
y en desvelos soñadores,
que ante el calendario se pudren,
como compost.

Porque la tierra está abonada de sueños rotos,
de ilusiones truncadas,
de nadas llenas de tanto.

woman wearing black jacket blue distressed jeans and brown boots sitting on gray concrete barrier

Photo by freestocks.org on Pexels.com

Publicado en Libros, Poesía | Etiquetado , | Deja un comentario

Hacia Ítaca

¿Saben esa sensación de querer decir algo y no saber qué ni cómo? ¿Saben ese drama de escribir varias líneas, varios párrafos y terminar borrando todo lo escrito? ¿Qué serán de esas palabras borradas, de esas ideas no dichas, de esas historias no contadas? Es como si asomadas al precipicio de la mente terminaran expulsadas por el corazón. Trágico, verdaderamente trágico, es llevar el silencio de la voz al papel o al ordenador. Nada que decir cuando es tanto lo que se debe decir, lo que tengo que decir. Siempre aparece la pregunta para qué, para qué, qué sentido tiene nada de esto. ¿Quién oye, me escucha, cuando ni yo me oigo? No sé si borraré estas palabras, si las lees es que no lo hice. Si borré estas palabras jamás sabrás qué conté, que narré, que sentí.

Ando atrapado en mil mundos, como un náufrago del cosmos, como Ulises sin poder llegar jamás a Ítaca. Perdido dentro de un laberinto que yo mismo diseñé, que yo mismo fabriqué para perderme, un laberinto sin salida, sin vuelta atrás, en la que vencer al Minotauro es inútil, donde solo la muerte puede, podrá, liberar un alma atormentada.

He mirado, miro ese ancho mundo y pienso qué será, qué pasará, qué y para qué, y las lágrimas siempre furtivas en los poema,s en este caso andan más perdidas que mi Odiseo, que aquel famoso barco del arroz del Puerto. Perdidas las lágrimas, perdido el dueño de esos ojos que miran, que observan un mundo extraño; propio, pero extraño; cercano, pero desconocido. Hasta las lágrimas huyen,

mi struggo e mi tormento! O Dio, vorrei morir!

Dilegua, o notte!… Tramontate, stelle! Tramontate, stelle!…
All’alba vincerò!
vincerò! vincerò!

L’ora è fuggita
E muoio disperato!
E muoio disperato!
E non ho amato mai tanto la vita!
Tanto la vita!…

Es un grito en el silencio de la noche, dentro del alma, un grito hueco, un grito porque se ama la vida y porque al alba, siempre al alba, se vencerá. Venceré.

 

Publicado en Concienciación, Libros, Poesía, Reflexiones, Vídeos | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

20 consejos y máximas sobre la salud

Mi experiencia en salud me dice que :

  1. El tiempo es un factor crucial.

  2. El estado de ánimo es muy importante.

  3. Existe el efecto placebo y el efecto nocevo.

  4. Pueden funcionar las medicinas alternativas y las tradicionales.

  5. Pueden no funcionar las medicinas tradicionales ni las alternativas.

  6. La salud se recupera antes y mejor si es tratada en el cuerpo y en la mente.

  7. No todo tiene una explicación exacta y precisa.

  8. Tan negativo es el conformismo como el inconformismo sin fin.

  9. El dinero puede marcar la diferencia; aunque puede ser para nada.

  10. Atajar los síntomas y no comprenderlos es un error.

  11. La enfermedad va de los sutil a lo patente y de lo patente a lo sutil.

  12. La formación continua y vocacional es vital.

  13. La empatía y la simpatía ayudan en cualquier proceso.

  14. Todo profesional merece respeto y un sueldo.

  15. La dicha de hacer el bien por los demás es impagable.

  16. Saber escuchar es un don.

  17. Las creencias pueden ser limitantes y a la vez un acicate.

  18. La familia y los amigos son de gran ayuda.

  19. El sol, la actividad física moderada, la alimentación equilibrada, la reflexión, es más de la mitad de la cura.

  20. Nunca estés solo, salvo para meditar y encontrarte a ti mismo.

pexels-photo-248139.jpeg

Publicado en Concienciación, Reflexiones, Salud, Sociedad | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

¿Estamos solos?

El ser humano está solo, muy solo, y eso da miedo, un pavor sin límites. Cuando miramos en nuestro interior contemplamos ese ser en medio de un caos, de un caos ordenado, que está lejos de todas partes, que no se entiende a sí mismo, que no se conoce, que es como mirar a un ser desconocido, y ese ser, que somos nosotros, pendidos de un hilo en medio de un abismo cósmico, se siente solo, una soledad terrible, una que es insoportable. Por eso el ser humano se viste de miles de colores, de pone cientos de caretas y pelucas, adquiere capas aceptables por los otros solitarios. Entre todos esos solitarios disfrazados se forma una comuna, se inventan reglas de juegos y juegos, para la aceptación, para sobrevivir en masa, para no sentir ese vacío incapacitante.

Es paradójico, no es una soledad real, no tan real, porque todos formamos parte de algo superior y somos ese algo superior que partes más pequeñas forman. Esa soledad se siente cuando nos asomamos y no profundizamos, cuando nos dejamos llevar por el miedo, por el desconocimiento. El viaje interior es tan vasto como el exterior, exactamente igual, y eso es interminable, por lo que siempre habrá miedos, desconocimiento, que se harán cada vez más sofisticados, más sublimes, pero que serán semejantes en grado. Esa soledad volverá una y otra vez a martillear nuestra alma, a dejarnos tirados, a hacernos buscar soluciones rápidas, como una huida hacia delante.

La única solución a este ciclo interminable de miedos, soledades, es la humildad, ser humildes de verdad. Ante ese ciclo de sentirse tremendamente solos cuando buceamos en el interior, huir para no sentirlo, sentirnos fuera de todo lugar cuando hemos huido y volver a bucear, y comenzar de nuevo, la única solución es una humildad auténtica, la que nos haga aceptar esa realidad, nuestra realidad, nuestra soledad y además nuestra verdadera pertenencia a un universo que nos contiene. La soledad, no lo olvidemos, es la enfermedad de los dioses, la que hace que se vuelvan creadores o destructivos, destructivos y creadores.

¿Estamos solos? Sí, mucho, muchísimo, y no, nunca lo hemos estado.

pexels-photo-764880.jpeg

Publicado en Concienciación, Espiritualidad, Reflexiones | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Entre sentidos y perlas

Es ridículo limitar nuestra percepción del mundo, del entorno, de nosotros mismos también, a los pocos sentidos físicos, incluso a los abstractos junguianos de sensación, intuición, emoción y pensamiento. Hay otra forma de percepción, de conexión me atrevería a decir, con el mundo, con las profundidades de nuestra psique, con la “realidad”, una forma que pudieran ser muchas, pues está libre de clasificación… Quien ha experimentado ese “nuevo sentido” sabe lo que intento decir. Es… ¿cómo decirlo? Se ven los olores, por ejemplo, y se oye el tacto, y se perciben las cosas como si vieras el código fuente, a lo Matrix.

Estamos acostumbrados a percibir con los sentidos, los cuales están limitados a su función más estricta, como que la nariz huele los olores, pero yendo más allá es una limitación que no tiene por qué existir. La persona que logra encontrar una unificación dentro de sí, una iluminación, un trascender de todo, puede percibir un objeto de mil maneras distintas, hasta tal punto que podría percibir con todos los sentidos conocidos, transcendidos, y otros desconocidos.

A saber lo que sentiría, vería, Buda al alcanzar la iluminación, hasta los verbos sentir, ver, pudieran ser incorrectos, como que habría que inventar nuevos verbos. Son en momentos como esos en los que las palabras, la gramática, carece de sentido y todo se vuelve silencioso, como el que quiere guardar un secreto, pero que más que secreto es imposibilidad real de poder transmitir lo experimentado. Buda (por decir Buda) podría informar poco o nada, pues lo que viviese superaría todo lo conocido, todo lo clasificable. ¿Cómo podrías comunicar a alguien a que sabe una ráfaga de luz?, ¿cómo comunicar que puedes ver decenas de dimensiones un objeto que todo el mundo ve en tres?, ¿cómo comunicar que puedes tener recuerdos del futuro? Hay cosas que superan todo conocimiento, toda intención de aprender, todo lo que conocemos… Ante estas cosas, ¿qué queda? Silencio, mucho silencio. Y en el caso de seguir vivos en este mundo y no tener la gracia de un poeta o ser “tartamudo” cometer miles de errores al transmitir. El caso del sabio que no sabe enseñar. Muchas veces ocurre que el que enseña, transmite, no ha experimentado ese estado búdico, sino que aprende de quién lo ha hecho. Entonces hay que reconocer que el discípulo tiene un don especial del que carece el maestro, como que es capaz de escuchar, comprender y transmitir, sobre todo transmitir. El maestro supremo se queda en silencio, mucho silencio, y es el alumno el que roba del maestro el conocimiento. Una especie de Prometeo que roba el fuego de los dioses para dárselo a los mortales. Un don, sí señor, es el que tiene el buen alumno que reconoce al maestro y es capaz de sonsacarle el conocimiento.

La parábola de Jesús sobre las perlas y los puercos viene como anillo al dedo. Un cerdo no sabe qué hacer con las perlas, lo de siempre, eso sí: pisarlas, revolcarse encima, y como no son comestibles se quedan entre la inmundicia enterrada. Hermosas y ricas perlas enterradas en la mierda, esto tiene casi más significado que la propia parábola. El sabio da sus perlas, con palabras, hechos, suspiros… y la gente común no sabe qué hacer con esas perlas, con esa información, con esa sabiduría, por eso la desechan y las ignoran. Luego un buen buscador, un alumno, encuentra entre la basura del mundo, en lo más profundo del ser humano, donde mora la inmundicia, la podredumbre, esas perlas ignoradas por todos. Es así como el buscador se hace alumno del maestro, rescatando las perlas del fondo del retrete humano. Muchas veces se preguntará el alumno cómo es que nadie se ha dado cuenta de esa hermosura. Muchas otros alumnos perderán el norte y pensarán que el resto de seres humanos son inmorales, indignos, por rechazar esas joyas, y es que no se da cuenta que es inmundicia es de todos y que las perlas solo tienen sentido estando en ellas, en ser rescatadas en ellas. Son las cimientes crísticas, búdicas, divinas, que hacen crecer a los alumnos. Todos estamos destinados a ser alumnos. El alumno verá el brillo de la perla y averiguará lo qué es. Es un buscador que cuando encuentra sigue buscando el significado de lo hallado.

Esto me recuerda al Tarot, como el El Mago recoge el testigo de El Loco después de que este haya recorrido toda la baraja. El Loco fue El Mago al principio de su carrera, cuando fue un buscador. Cuando el alumno llega al final de su periplo, de su viaje del héroe, se encuentra con el sin-sentido o con la locura. Lo que experimenta no puede ser comunicado, pero El Mago sabe rescatar esas perlas que se le caen y comienza de nuevo el ciclo. El Loco, ese Neo de Matrix que va en busca de gente a la que despertar después de haber despertado él por otro loco: Morfeo.

Publicado en Concienciación, Espiritualidad, Misterios, Psicología, Reflexiones, Religión, Sociedad | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

Algunos poemas

Algunos poemas para una siguiente recopilación, quizás, que probablemente titule Abismos Interiores, tal vez:

BARANDALES

Nadie, no hay nadie,
cae impávida y dolosa
la noche suave,
cae, yerma entre adoquines,
entre barandales,
entre suspiros ahogados,
en el crujido de la mente.
Nadie, nadie,
oídme, nadie lo siente,
cae la noche,
cae, yerma,
entre barandales y
entre rejas verdes.

HUELO

Hoy huelo a tu aroma,
huelo a tu mirada,
huelo a tu azul boca,
oler huelen solas,
tu enaltecida alma,
de tu esencia hermosa.

POR UN CAFÉ

Ojos, profundos ojos,
cuya mirada y pasión,
cuyo alma tras la cortina,
miran más allá,
con amor, con adoración,
con esperanza.
No puedo mirar igual,
pero veo esos ojos,
y aunque no dudo,
tiemblo, me debato,
por dimensiones,
por futuros inciertos,
por un café.

TANTO EN TAN POCO

En poco escribo tanto
y en tanto tan poco,
que me extraña me entiendas
y entendido comprendas,
mi silencio,
mis poemas.

IMPORTA O NO IMPORTA

No, no siento que sea importante,
pero me importa, sin sentido,
no tiene sentido, o sí, ni idea.
Quién marca las diferencias,
cómo sé o no sé si sé,
en qué momento me encuentro,
qué máscara llevo puesta.
Me miro al espejo de cristal y de ojos,
no me reconozco pero sé que soy yo,
algo me suena y me identifico
y sin embargo creo ver a otro.
La vida es una puta mierda
y es algo maravilloso, lo vea yo
o no se capaz de ver nada,
así es esta cosa que llamamos existencia,
mierda, dolor, risas, vinos,
una cosa pegajosa y seca a la vez.
Solamente queda el grito, muchos gritos,
o dormir o estar drogado,
solamente quedan desgarros guturales,
desesperanza cuando se ve.
Y aún podría ser peor.
Nada importa, creo, o todo sí,
qué más da, no puedo con ello,
todo me supo agrio o podrido.

 

© Todos los derechos reservados al autor de estos poemas y del blog.

Pedazos del alma

Retazos

Poesía

Mi página de autor en Amazon

pexels-photo-268416.jpeg

Publicado en Cultura, Libros, Poesía, Sociedad | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El paso del tiempo

Es curioso el paso del tiempo, el transcurso del mismo… El pasado queda atrapado en el recuerdo como un sueño, apenas se distingue un recuerdo verdadero de un sueño verdadero o de una fantasía o de una reconstrucción imaginada pero no vivida. Se mezclan todos, se camuflan unas de otras y unas con otras. Hay languidez y nostalgia de momentos y también aleluyas por haber pasado ya, afortunadamente, momentos trágicos y cansinos.

A veces adornamos momentos del pasado con vestidos y ornamentos que jamás existieron. A veces quitamos toda importancia a momentos que fueron trascendentales y en las que estando presentes, nuestra mente y nuestro corazón andaban errantes por otros lugares. Todo ese pasado vivido pero no disfrutado, vivido pero no sentido, porque no fuimos capaces de vivir el aquí y el ahora cuando tuvo lugar, todo ese pasado siempre nos viene encima como un tsunami emocional, como una huella del inconsciente que machaca nuestro momento actual.

Recuerdos, recuerdos… Es curioso, sí, el paso del tiempo, el transcurso del mismo. La cosa esa de perder el tren, de no subirse al carro, ¿cuántas lágrimas han desatado en el futuro? La cosa esa de tomar decisiones equivocadas, elecciones imbéciles, ¿cuánto llanto ha producido en la vida futura? Porque es así: eres, estas y vives conforme a elecciones que has hecho, porque te han condicionado, te han situado ahí. Elecciones de cada uno enlazadas con elecciones de otros: se camuflan unas de otras y unas con otras.

Publicado en Concienciación, Poesía, Reflexiones, Sociedad | Etiquetado , , | Deja un comentario

Ser solidarios

En mayor o menor medida lo que nos sucede lo solemos propiciar nosotros mismos, algunas veces de una manera muy clara y evidente, otras hay que hilar muy fino para ver la causa efecto. Las ciencias esotéricas, herméticas, vienen a decir que todo cuanto nos sucede es el efecto de una causa, causa que puede ser recóndita, extraña, lejana, oculta, de otras dimensiones, de otras vidas, de un efecto mariposa, etc. Esta creencia nos hace responsables de la buena o mala suerte que podamos tener. Es el karma oriental que viene a premiarnos o castigarnos para equilibrar el universo, nuestro universo interior y por suma el universo completo. Creamos o no en este karma es evidente que las decisiones que tomamos en la vida tienen su efecto y que estas elecciones pueden ser muy concretas, palpables, patentes y condicionantes como la elección de la pareja, de tener hijos, de la profesión, etc. Otras veces las elecciones son tan subliminales, tan inconscientes, que sufrimos en un futuro el efecto de una nimiedad del pasado, tales como coger por una calle en vez de otra, entrar en un lugar en vez de seguir y no entrar, herirse con un borde afilado en vez de ponerse los guantes… una simple sonrisa, una mirada furtiva, un ceño fruncido, unos zapatos rotos, una mera brisa, pueden ser la causa de algo que nos pase inmediatamente o en un futuro medio o remoto. Muchas veces, la mayoría, son percepciones y experiencias del inconsciente la causa de todo y a la vez efecto.

Nada de esto quita para poder ejercer la solidaridad, la bondad, la generosidad. Saber o intuir que el sujeto de nuestra ayuda se ha ganado sus desgracias con creces no debe ser excusa para abandonarlo. Ser solidarios es una obligación moral y también restituye el equilibrio de nuestro propio universo. La llamada caridad, que es la forma cristiana de llamar a la solidaridad, se ejerce con amor, sin juicio, con generosidad, con bondad. Si tomamos el pasaje evangélico (parafraseando Mateo 25:35-45) que dice “tuve hambre y me distéis de comer, sed y me distéis de beber, estaba desnudo y me vestisteis, forastero y me acogisteis, enfermo o en la cárcel y fuisteis a verme”. Una persona que ejerce la caridad cristiana, la verdadera solidaridad, no dice: “te voy a dar de comer porque te han quitado la comida y no tienes culpa”, simplemente le da de comer, “tampoco juega a ser juez diciendo “no te voy a dar de comer porque estás así por ser un borracho”, simplemente le da de comer y punto. “Estás en la cárcel por criminal, pues no voy a verte”, “estás enfermo porque andas en garitos de mala muerte, así que no te ayudo”, “vas desnudo por jugador empedernido, te aguantas pues”… No, la bondad se ejerce sin juicio y también porque en ese vaivén de causas y efectos, herméticas y patentes, todos formamos una gran mente, un gran cuerpo, una gran conciencia, en la que en menor o mayor medida lo que le sucede a alguien tiene que ver con nosotros, y lo que solemos llamar caridad o solidaridad no deje de ser un acto de justicia o simplemente una restitución del orden en el Todo y en nosotros mismos.

Solidarios, bondadosos, amorosos, caritativos, misericordiosos, se ejerce (parafraseando de nuevo) siendo “astutos como serpientes y sencillos como palomas”. La astucia radica en que debemos obrar con inteligencia, sin contribuir a las malas costumbres, sin perjudicar a otros, ni a nosotros mismos, y sencillos porque debemos alejarnos de las complicaciones de la mente y del corazón, haciendo que las energías del universo fluyan y la voluntad de Dios cumpla eso de “hágase tu voluntad”.

“Eres digno de amor”, de ser amado, de amar…

 

 

Publicado en Concienciación, Espiritualidad, Misterios, Psicología, Reflexiones, Religión, Sociedad | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Ni por un segundo

Pasan los días,
hora tras hora,
como vencidos, derrotados,
apenas se alzan en armas
apenas caen molidas,
y pasan, días y días,
semanas, semanas,
y pasan los meses,
llega el otoño,
llega el invierno,
los años,
un año tras otro,
y no olvido por un segundo,
nunca, ni por un segundo,
lo mucho que te amo,
que fuiste mi mundo,
que mis suspiros,
mis anhelos, mis sueños,
son espejismos.

Sin ti, vida mía,
la vida carece de vida,
el reloj y el calendario
son lentos, van despacio.

Llega la primavera,
llega el verano,
y nunca, ni por un segundo,
olvido lo que te amo.

 

Publicado en Concienciación, Libros, Poesía | Etiquetado , , | Deja un comentario

Humus, humilitas, Tierra y Cielo

El origen de la palabra humildad se remonta la vocablo humus, el cual hace una clara alusión a la tierra. Tener los pies en la tierra, ser parte de un todo, forma parte de la humildad. El humus hace referencia a pertenecer a la naturaleza, a formar parte del equilibrio de la vida, a ser el producto y el sustento del ciclo del ser. Es una suerte de alquimia que radica en que la putrefacción es necesaria para alimentarnos, para nacer de ella, para que nos aporta todo los nutrientes necesarios para crecer. En ese crecimiento (alquimia interior) vamos soltando en el camino parte de nosotros que va alimentando de nuevo ese humus. Crecemos con la humildad, sin humildad no hay manera de crecer interiormente, y en la fase de crecimiento, en el desarrollo, en la madurez, aportamos, gracias a la humildad, más ingredientes a esa base en la que otros crecerán. Es una especie de cohete espacial en la que para salir del planeta necesitamos soltar lastre y en el que ese lastre, necesario para nosotros en su momento, es de vital importancia para otros que deseen arrancar el vuelo.

Volar, sí, pero no hay vuelo sin base, nadie puede despegar sin la Tierra (humus), necesitamos de ella, somos de ella. El humilde nunca se distancia mucho de su base, vuela como electrón, tras despegar, alrededor del núcleo. El humilde carga de energía ese átomo. Sin humildad no habría forma de evolucionar, de arrancar el vuelo, de hacer alquimia interior.

Los que siguen mi blog saben que escribo mucho sobre este tema, me repito, pero porque he averiguado, intuyo, que es de una importancia trascendental comprender a la madre de todas las virtudes: la humildad.

El Coloquio de los Perros, de Miguel de Cervantes:

“A lo que me preguntaste del orden que tenía para entrar con amo, digo que ya tú sabes que la humildad es la basa y fundamento de todas virtudes, y que sin ella no hay alguna que lo sea. Ella allana inconvenientes, vence dificultades, y es un medio que siempre a gloriosos fines nos conduce; de los enemigos hace amigos, templa la cólera de los airados y menoscaba la arrogancia de los soberbios; es madre de la modestia y hermana de la templanza; en fin, con ella no pueden atravesar triunfo que les sea de provecho los vicios, porque en su blandura y mansedumbre se embotan y despuntan las flechas de los pecados.”

Ramiro Calle habla sobre la humildad:

Aseguraban los padres del desierto que no había mayor ascesis que la humildad. Ciertamente, es un aprendizaje difícil, porque el que hace alarde de humildad ya no es humilde y la humildad callada y discreta no es fácil de conquistar. Es una bella y maravillosa cualidad, muy poco extendida en una sociedad que se orienta hacia la apariencia, lo superfluo, el envanecimiento y el “escaparatismo”. La humildad esta en el extremo opuesto del egocentrismo, la vanidad, la infaturacion, la egolatría, la soberbia y el desmesurado orgullo. La humildad es una cualidad hermosa, que hace a la persona amable, sosegada, expansiva, abierta, sin necesidad de parapetarse o atrincherarse psicológicamente. La humildad es modestia, sencillez, bella simplicidad, y muestra a la persona sin afectación, apacible y libre de bloqueos.

Hay pocos ejercicios tan nobles e importantes como ser humilde, pero de una manera genuina y sentida, no ficticia o artificial. Cooperan en la actitud y el sentimiento de la humildad el entendimiento correcto de que todos los seres formamos parte de una sinergia y merecemos tolerancia, respeto y compasión, y que ninguna persona pertenece a un rango superior; también la comprensión clara de que todos estamos sometidos a las vicisitudes de la vida.

También favorece la humildad el desapego, la lucidez, la ecuanimidad, la visión equilibrada e imparcial, el sentido de las proporciones y la actitud equitativa, la compasión, la benevolencia, la actitud de imparcialidad y la comprension clara de que nadie detenga el monopolio de la verdad.

La persona humilde es mucho mas comprensiva, tolerante, cooperante, generosa, expansiva, relajada y amistosa que la persona atrincherada en sus presunciones y en la neurótica defensa de su estructura egoísta.

La persona humilde tiene una especial sensibilidad para descubrir y atender las necesidades ajenas.

La persona humilde brilla por si mismo y no necesita “aullar” para ser notado.

La persona humilde es equilibrada y no se atribuye cualidades de las que carece; ¡cuanto menos las finge!

La persona humilde tiene lo que antaño en la India denominaban los sabios “visión igualadora”, es decir, la que ve a todos los seres iguales y merecedores de consideración y respeto.

La persona humilde no aprovecha sus dones o sus cualidades para “pavonearse” ni abrumar o humillar a otros. No necesita maquillar el rostro de su alma y entre los arrogantes que se envanecen es dichoso en su humildad. Al no tener un ego desmedido , no es tan vulnerable a las criticas de los demás, ni se deja contentar o abatir por el halago o el insulto, ni dominar por los melifluos oropeles. A menudo el bisutero se jacta de su mercancía en tanto que el buen tallador de diamantas hace su trabajo sin alarde.

La persona con el toque de la humildad sabe contemplar todos los puntos de vista y no es autoritaria, coercitiva ni impositiva. No necesita que le den la razón.

Cuando uno se hace mas consciente y se va desplazando del yo psíquico y del yo social al propio yo existencial, el ego pierde parte de su poder y su burocracia comienza a ser subsanada y gobernada. El egocentrismo se retroalimenta con el apego y el apego y la avidez fortalecen la estructura del ego. No es el ego el que puede protegernos de nada, sino el ser; y, desde luego, no es con el ego, ni desde el ego, como se puede lograr el amor incondicional que parte de esa bondad primordial que es lo único que distingue a una persona de otra. No hay transformación interior sin humildad y sin paciencia.

La humildad previene contra el orgullo desmedido, la vanidad, el narcisismo y el falso amor propio. Es una armadura formidable para no dejarse tocar por los dardos del envanecimiento.

Fuente: https://mivozestuvoz.net/2017/08/12/la-humildad/

No hay que confundir humildad con humillación, aunque pertenezcan a la misma raíz. La humillación es un desprecio a nuestro propio ser, sea la humillación impuesta por otros o autoimpuesta. Humillar es caer al suelo, hincar las rodillas, agachar la cabeza, pero estos actos no son necesarios ni muestras de humildad. Pueden ser actos de soberbia, de astucia, de cobardía, pero no de humildad. Reconocer la grandeza de otro, de Dios, de un jefe, de un familiar, etc. no implica la baja autoestima, no implica humillación forzosamente, puede implicar humildad, dependiendo como se sienta. La diferencia entre humus y humilitas radica en la consciencia que ponemos en el acto. Si es forzosa, sin comprensión, por interés, por tradición, sin razón ni corazón, entonces es humilitas. Si ponemos nuestro ser, somos conscientes, hay corazón, podemos volar, entonces es humus.

La naturaleza divina del ser humano lejos de encumbrarlo a priori es una responsabilidad, pues hay una llamada hacia las estrellas mientras nuestros pies están enterrados en cieno y fango. No se puede arrancar el vuelo hasta comprender la esencia de ese barro, más aún, no podemos arrancar el vuelo hasta que no aportemos algo, mucho, a ese cieno. Sin putrefacción no hay redención. La humildad consiste en ser de las estrellas y sentirse de la Tierra, tener los brazos en el Cielo y los pies en el fango. Los que no comprenden esto suelen arrancar el vuelo, no aportan nada al cieno y terminan cayendo como un asteroide al suelo. El fango, humus, es agua y tierra, elementos de la existencia, emociones y actos. Son nuestras emociones y nuestros actos, los que hacen que vivamos en humildad, aportemos algo al resto, seamos generosos, justos; pero si esos actos y emociones están errados no podremos levantar el vuelo, porque lo que aportamos al humus no nos sirve, y como mucho sería un sucedáneo que nos haría caer de nuevo. Cielo y estrellas, aire y fuego, son los pensamientos, las intuiciones, las percepciones, la pasión y la fe, es aquello que nos lleva hacia arriba, que nos ayuda en el vuelo.

No podemos obviar que nuestra naturaleza divina implica un todo, un compendio, donde tiene cabida todos los cuerpos de nuestros ser, todas esas capas que somos, todos esos estratos de conciencia, por lo que podemos decir que somos ese humus, ese Cielo, que nuestra mirada es la que viaja mientras todo está sucediendo ahora. El volar de esa mirada necesita de la humildad.

La Humildad

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Publicado en Concienciación, Espiritualidad, Misterios, Reflexiones | Etiquetado , , , | Deja un comentario