Reflexiones Cabalísticas IX

Quien cree que sabe no sabe nada.
Quien adora a un dios se adora a sí mismo.
Quien habla pensando que es la Verdad sus palabras anda lejos.
Quien no duda yerra.
Quien no titubea cae.

Hay que investigar y saber, ser puros diamantes de conocimientos, para lograr entender que somos unos ignorantes y que en realidad no sabemos nada.

Tú, el que me lees, a que piensas, seguramente, que tu fe es la cierta, que tus ideas son las correctas, que tu dios es Dios, que tu forma de ser es la buena, que vas por buen camino. Olvídate, húndete, llora amargamente, porque no sabes nada, y cuando hayas terminado de amargarte, calla, calla, agacha la cabeza, y entra.

Sí, no sabemos nada, el orgullo nos ciega, ciega al que cree saber y al que no sabiendo cree que todos son de su misma condición, por ello duda de todo, no tengas en nada por certero y definitivo.

Tienes una religión, abandónala, tienes unas creencias, pisotéalas, se te aparece Jesús, dale la espalda, ve ángeles, échalos de tu casa, ves venir al Dios Padre Omnipotente bajar del cielo entre nubes y con poder, vete a tomar un café tranquilo y luego un pastel, te sabrá mejor.

Esto no es el fin, ni la muerte de la esperanza, ni el ateismo, es vaciarse, si un recipiente está lleno de inmundicias, ¿cómo pretendes echarles miel? Porque no cabe, y porque si entrase algo, seguiría siendo de un sabor desagradable, ni la mierda sería mierda ni la miel miel, y esto es aún peor. Insensato, vacía el recipiente, y si no sabes en realidad que estas echando otra vez, vuélvelo a vaciar, y si lo sabes seguro, vuélvelo a vaciar, así hasta que no quieras llenarlo jamás. Esto no es el fin, es el principio, es la esperanza, porque vaciarse es el camino. Si estás siempre hablando no tendrás más oído que para ti mismo, calla y verás como oyes a los demás y aprendes. Si el Padre te habla, pero tu corazón no deja de emitir ruidos, sintonías estrepitosas, ¿cómo pretenderás saber lo que te está diciendo?

El vacío y el silencio son el camino, porque sencillamente es el inicio del lleno y de la palabra, el verbo.

En mi profunda ignorancia, en mi ancho orgullo y egocentrismo, sólo puedo mostrar esto, sólo puedo enseñar esto: humildad, amor y consciencia, son los tres pilares.

¿Y tú? ¿qué dices?

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Cábala. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s