Reflexiones Cabalísticas VIII

En apariencia parece que no hay salida, que ineludiblemente acabaremos tal como se espera, sujetos a nuestra propia fatalidad. Y es una apariencia muy real, puesto que no movemos pie para cambiar el guión de nuestra vida, ni siquiera para cambiar el final, y terminamos tal cual.

Podemos cambiar el destino, podemos cambiar las predestinaciones, podemos cambiar la fatalidad, podemos cambiar todo, basta con desearlo, con quererlo, con intentarlo y no desistir. Pero como todas las cosas hay que hacerlo de corazón, de corazón y consciente, con el corazón y la mirada global, con el corazón y el pensamiento creativo.

Yo soy dueño de mi destino, al menos puedo ser dueño de mi destino.

Hace falta una rebelión, una revolución, abrir los ojos y ver lo que sucede, abrir los ojos y vernos a nosotros mismos.

Todo está ahí, la salida también, la entrada también, porque toda salida es una entrada y toda entrada es una salida, basta con abrir los ojos.

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Cábala. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s