El Futuro que nos Espera

¿Qué nos deparará el futuro? Todos sabemos que estamos ante una crisis mundial, por más que se empeñen algunos en decir desaceleración o reajuste de la velocidad de crecimiento económico. Es crisis con todas las de la ley, y son muchas las preguntas que me hago al respecto.

La crisis continuará hasta que esto reviente por algún lado, como una presa en el río, con grietas, que tarde o temprano reventará estrepitósamente por una de esas grietas, produciendo una catástrofe. Así es la economía actual, resumida en capitalismo neoliberal y consumismo salvaje. Este tipo de economía estaba destinada a fracasar, está destinada, pues todavía sobrevive, porque su forma de sacar donde no hay y robar a quien poco tiene, no se puede aguatar durante tantos lustros seguidos.

Pero antes de que fracase los oligarcas, banca y grandes corporaciones, conseguirán sus objetivos, hacer de la humanidad un mundo de esclavos, tener un único gobierno mundial, hacer incluso que estemos todos encantados de ser esclavos del sistema. A veces pienso, y a punto estoy de creerme, que toda la crisis actual está montado adrede, y que empeorará, para que cuando nos den la solución aplaudamos y acojamos a nuestros “salvadores”, y les entreguemos el mundo en bandeja. Como crear una enfermedad y a la vez la medicina o la vacuna contra la misma.

Los amos del mundo saben de la debilidad de su sistema, por ello acomete la crisis, es mejor adelantar  y controlar la crisis, es peor que venga por sí sola, sin saber los resultados. Nos venderán su sinarquía maligna, la compraremos con el precio de nuestras vidas y de nuestras almas.

Siguiendo con el símil de la presa, ¿qué pasaría si en un momento dado, antes de reventar la presa, llegase un ingeniero y evitase la tragedia? Pues que lo encumbraríamo hasta el altar de los héroes o dioses. ¿Qué pasaría si el ingeniero nos pidiese los ladrillos de nuestras casas para tapar el boquete de la presa? Daríamos gustosos los ladrillos de nuestro hogar por tal de vivir. Así, llegado el momento, entregaráimos nuestros derechos gustosos por sentirnos seguros. En parte es lo que se hace ya con lo de la amenaza terrorista en el mundo, que preferimos perder la libertad por miedo a perder la vida, que preferimos que nos metan una cámara, o un chip, o nos registren, o que nos quiten derechos esenciales como los de libre movimiento y asociación, para sentirnos seguros, por ejemplo.

Tal vez nos vayan a conducir hasta la miseria total, y terribles guerras, y multitud de epidemias, y que todas estas desgracias juntas estirpen a millones de personas de la faz de la Tierra, y después nos den la solución, y que todos la tomemos con gran entusiasmo. Nos den un gobierno mundial, una nueva ONU, y que el FMI, la OMC y el Banco Mundial, formen una nueva institución, y que haya un sólo ejército mundial, y que tengamos un presidente o emperador para todo el planeta; tal vez nos den soluciones para el hambre, para la guerra, para la enfermedad. Pero será entonces, cuando vivamos en esa especia de “utopía” o “mundo feliz”, cuando definitivamente la esencia del ser humano quede derrotada; porque seríamos como zombies, esclavos, encadenados para siempre y sin discusión a la obediencia y a la homogeneidad.

El ser humano está destinado a trascender, no a ser rescatado, y menos a ser rescatado con condiciones. Porque ese posible, y para mí, probable futuro, lleva consigo una nueva religión que unificará las demás en una nueva. Pero ¿cómo se puede unir a todas la religiones ya de por sí tan fanáticas? Por un poder demostrable mayor. La mayoría de las religiones prometen una avatar o mesias en el futuro, para los cristianos es la Segunda Venida de Cristo, para los judíos es el Mesias, para los budistas e hindues, Maitreya, etc. Si viniese alguien con estas características, de otro mundo, o de este pero con poder sobrehumano, todas las religiones se unificarían. ¿Qué pasaría si una raza extraterrestre, poderosa, con capacidad para nosotros considerada divinas, hicieses acto de presencia, quizás en concordancia con el nuevo emperador del mundo y su gobierno sinárquico? Pués que sometería al mundo entero por las buenas, no sólo ya su cuerpo, sino también su alma; se adoraría a quienes salvaron nuestros cuerpos y a quien dió esperanza a nuestros espíritus. Plenitud, entrega y conformidad, serán tres valores en el futuro incuestionables, y a la vez falsos.

Terrible es este futuro, aunque a muchos les gustaría. Es terrible, aunque sea un futuro sin apenas enfermedades, sin apenas guerras, sin apenas carestías, porque la plebe, aquellos que no pertenecen a los gobernantes o a los “contactados”, serían mero ganado, para producir, para que no crezcan espiritual y humanamente. Controlado todos y en todas sus facetas. Ganado, sólo ganado.

Y ¿por qué? Esta es la gran pregunta. Intuyo que a alguien no le interesa que el ser humano evolucione o trascienda, y que se queda siempre estancado, en una falsa felicidad, y que no pueda desarrollar su mente y sus emociones de modo idóneo para su crecimiento espiritual. ¿A quién le conviene ésto?, ¿a quién le conviene que el destinado a ser “como Dios” se quede encerrado en su animalidad?

No obstante, ante tanta fatalidad, siempre hay esperanza.

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Concienciación, Economía, Espiritualidad, General, Globalización, Reflexiones, Religión y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s