De tabletas de chocolate y Mcdonalds

A veces toca el sarcasmo, que es esa depurada ironía lanzada con mala leche. Sarcasmo y observación, ironía con risita entre dientes cuando veo a la juventud. Supongo que la misma carcajada insonora que levantaría yo cuando en mis años mozos, que tampoco hace mucho, me vestía con pantalón vaquero ceñido y camisa o camiseta de mangas cortas con dobladillo vuelto, donde algunos metían el paquete de Fortuna o Ducados. Aún así, a riesgo de perpetuar el tópico generacional, me rasgaré las vestiduras, dado lo que oteo tras los cristales de mis gafas, del escaparate y de la tele (para más inri)

Veo dos clases de jóvenes, el joven guapo, superguapo, más cerca de la belleza femenina que de la belleza masculina, con pendientes en sitios visibles e invisibles, como diría el Credo, con cuerpo moldeado a gimnasio, envidia del dios Adonis o de Narciso; y el joven, gordo, supergordo, con dejadez total en la dieta, también con anillos incrustados y pelo a última moda, mestizo entre Botero y Dalí. Ambos subespecies visten, calzan y peinan igual, pero unos rinden culto al músculo (el gris no) y otros adoran a un tal Mcdonalds. En las tías (dicese de mujeres) es lo mismo, copia, copia, así que me limitaré a hablar de tíos (dicese de hombres), así queda politicamente correcto; pues ya se sabe que se corre gran peligro judicial si se pasa uno hablando de las féminas.

Me pregunto cuando veo pasar a los musculitos, no como acentuaron sus biceps, que ya lo sé -gimanasio por un tubo, anabolizantes, etc.-, si no en qué piensan estos seres. La superficialidad y el consumismo son sus modus vivendi y operandi, de hecho, cuando no están “trabajando”, están haciendo pesas o haciendo planes de botellona o de compras, alguno, incluso, no pueden estar sin hacer una compra significativa más de una semana, de hay vino la moda del tuning, cuyos automóviles están más cerca de ser naves espaciales que de ser turismos, no como el desgraciado de ET, que volaba en una trituradora de tomates con trípode. No me imagino a una panda de cuadriculados musculeitor hablando de la crisis alimentaria o del cambio climático o del conflicto del Sahara, más aún, no me los imagino hablando; pero sé que hablan. Mejor que no lo hicieran, el hablar, porque son ristras de paridas e insulsas conversaciones lo que sueltan por sus cuerdas vocales, menos mal que los dioses inventaron el teléfono móvil, que sirve de traductor para que se entiendan entre ellos mismos. En todo esto, también está el rollizo gordito, el cual, abandonado por la inercia, actua y se integra facilmente en la estupidez, aunque estos lo tienen muy crudo para ligar, ya que carecen del poder de sedución útil hoy en día: la tableta de chocolate (dicese de esos extraños músculos que salen en el vientre de los insulsos)

Lo curioso de todo es que aisladamente, este animal, ya sea rollizón o muscoleitor, parecen normales, pese a que hallan vendido sus almas a un tal Nike o Adiddas. Cuando hablas con ellos a solas, al principio les cuesta, pero terminas arrancando la sensatez de sus labios e incluso en algunos momentos son brillantes, y te sientes como si hubieras descubierta vida inteligente en otro planeta. Eso sí, una vez que vuelven al redil, se acabó, encefalograma plano de nuevo.

No se puede generalizar, aunque a veces dudo de esta tópica afirmación, porque hay jóvenes que no tienen nada que ver con la generación MTV, milagro de la osadía y del incansable trabajo de unos padres con conciencia. Debemos tener en cuenta que muchos jóvenes de hoy en día son los nietos de aquellos que se hincharon a porros con el movimiento hippy, tras la represión religiosa y del pudor. Muchos padres le dan todo lo que piden sus hijos, y les aguanta todo, con la idea de que no sufran los pobrecitos como ellos sufrieron, y cometen con ello un error casi irreparable. Los hijos deben ser educados con disciplina. Otro error es que muchos padres quieren hacerse amigos de sus hijos o jóvenes a través de sus hijos. Los hijos son nuestros hijos, no nuestros amigos. Ya los padres no reprenden a sus hijos y amonestarlos verbal o fisicamente ni te cuento. Una bofetada a tiempo hace milagros, que ni los de Lourdes. Las cosas han cambiado, para peor, según mi opinión, porque los jóvenes de hoy en día son facilmente manipulables por la publicidad y la tele en general. La industria del entretenimiento: cine, videojuegos, música, moda, drogas, etc. los captan para sus causa, que no es más ni nada menos que convertirlos en zombies o niñatos sin cerebro ni criterio andantes. Pienso que se convertiran en esclavos idóneos para el futuro, dado la facilidad con el que son afiliados al sindicato de la estupidez y de la desidia. Supongo que antes, las técnicas de alienación no estaban tan depuradas como ahora, y es en estos momentos, en el que dos generaciones, los adolescentes y sus padres, quizás hasta los abuelos, cuando lo tienen más crudo para liberarse de esta lastra inmunda que es el adormecimiento de la conciencia. Por ello, aquellos que abren los ojos y despiertan son dignos de loor y admiración, pues Moisés lo tuvo más facil para llevarse a los hebreos de Egipto que hoy en día salir de las garras del duermevela.

Para ser justo habría que hablar de dos tipos de jóvenes: los dormidos (muscoleitor y rollizón incluidos) y los despiertos o despertando (tengan tabletas de chocolate o no)

Voy a permitirme, osadamente, a dar unas directrices para el despertar de la anonadada juventud:

  1. Leer más (no vale las publicaciones deportivas ni del corazón)
  2. Ver menos tele o no verla, en todo caso ver documentales o noticias.
  3. No seguir las modas de vestir y jamás comprar ropa o calzado de marca.
  4. Beber menos alcohol, no fumar o fumar poco, y nada de drogas duras.
  5. No apuntarse a partido político, ni a sindicato, ni a equipo de futbol, ni a religión.
  6. No compres lo que no te haga falta, sin ipod y sin pda hay gente que puede vivir.
  7. Come con mesura, ni mucho ni poco, es decir, ni obesidad morbida ni anorexia, un punto medio.
  8. Los light tienen trampa, no caigas.
  9. Tener permiso de conducir no significa que debas tener un coche o una moto.
  10. Estudia hasta el final y cuando termines sigue haciéndolo por el placer de saber.
  11. El sexo siempre con amor, aunque sea contigo mismo.
  12. Más vale ser un buen albañil que un arquitecto malo.
  13. No seas malvado ni con las personas ni con los animales.
  14. Se humilde y modesto.
  15. Haz el bien y no mires a quien.
  16. Se honesto, recto y manten tu honor.
  17. Lucha por el amor de tus seres queridos, no por el odio a tus enemigos.
  18. Busca la verdad siempre, aunque duela.
  19. Busca tu esencia o tu espíritu.
  20. Busca la liberación.
  21. Procura deber poco a los bancos y otros usureros, para ello limita tus perspectivas.
  22. Respeta a tus padres y a tus mayores, pero no imites patrones incorrectos.
  23. Huye de las modas, son trampas.
  24. No creas todo lo que parece que es verdad, muchas veces no lo es.
  25. Respeta la vida y consérvala.
  26. Planta muchos árboles a lo largo de tu vida.
  27. Tener hijos es un acto con mucha responsabilidad, piénsalo antes.
  28. Se justo y si puedes generoso.
  29. No estés mucho tiempo sin estar en contacto con la naturaleza.
  30. Ama sin condiciones.
Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones, Sociedad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a De tabletas de chocolate y Mcdonalds

  1. Felicidades, he descubierto tu blog y no se si leas esto pero me ha gustado mucho. Creo que gente como tu es necesaria en este mundo y aunque no comparto tu fe siento que tus publicaciones son amigables para todos los puntos de vista. Muchas gracias por compartir tus conocimientos

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s