Una nueva ciencia

La ciencia, siempre la ciencia, como en casi todos los campos del pensamiento humano, siempre con dos vertientes, la heterodoxa y la ortodoxa.

Me imagino a todo un famoso y renombrado científico desgarrándose las vestiduras, en el siglo XIX, cuando alguien le insinuó la existencia y la capacidad de la electricidad. ¡Voto a bríos, que enorme desfachatez! ¡Cosas de magia y trucos! Me imagino al famoso científico tapando la boca del otro científico cuando probaba el fonógrafo: ¡trucos de mago! Siempre, en todas las épocas, en todos los momentos y ramas, ha habido una enorme multitud de científicos apoyando el paradigma, la dogma de su momento, y negando las nuevas teorias o evidencias e incluso experimentos. Los ejemplos los hay miles a lo largo de la historia, no me voy a molestar en decir nombres y casos, es así, basta con leer historia de la ciencia. Siempre, unos pocos científicos, con verdaderas ganas de saber y aprender, a cuestionado al status que les tocó vivir con sus ideas. Lo sorprendente es que la cosa sigue igual, aquellos que enseñan en las universidades, en los institutos, los que investigan en laboratorios oficiales, los becados, se limitan y no traspasan la ortodoxia, más aún, hacen apología, casi religiosa de su creencia científica. Digo creencia porque muchas veces, aún probada la teoría, a no estar completa y tener lagunas, en vez de tomarse con precaución, se hace dogma, “es así y punto”.

Apuesto lo que sea, que jamás llegará el hombre a la Luna ni viajará por el espacio, ¡uf, perdón!, me he equivocado, eso lo dijeron los científicos. En serio, apuesto lo que sea, que muchas hipótesis e ideas, tomadas ahora como ridículas, improbables, esotéricas, místicas, en un futuro serán probadas y estudiadas en las universidades, tanto es así, que capaz sea de convertirse en un paradigma dogmático incuestionable como las actuales. Viajar a la velocidad de la luz o superior a la misma, viajar en el tiempo, viajar entre dimensiones, curar con reprogramación celular a través de una luz, descubrir vida inteligente en otros planetas y dimensiones, demostrar la capacidad telepática y trabajar con ella, dominar la materia a través de la psique, etc. etc. etc. son cuestiones que podrán ser el pan nuestro de cada día. Tal vez, seres de otros planetas o dimensiones, millones de años más adelantados que nuestra civilización tengan capacidades casi divinas, como tendremos nosotros si no nos destruímos antes, claro está.

La ciencia, la de hoy, debe abrir su mente y saber detectar entre tanto lío heterodoxo, lo que tiene visos de posibilidad, aunque sea a muy largas fechas, y empezar a trabajar sobre ellas, aunque haya que cambiar, que deberá hacerlo tarde o temprano, las bases de la ciencia y de la experimentación, sea dicho de paso.

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Reflexiones, Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s