Es maestra

Permitirme transcribir el texto de la maestra de mi hijo Mario, que me ha parecido conmovedor y después lo comentaré:

Soy maestra

«Cuando digo que soy maestra de 1º de primaria, la gente en general responde con un “¡ah!”m tan soso, que me gustaría expresar:

¿Dónde más podría atar lazos al pelo, ajustar cinturones, y ver un desfile de modas a diario?

¿Dónde, aunque siempre me vista de la misma manera, me dirán que mi vestido es bonito?

¿Dónde sino es aquí, me abrazaría un apuesto jovencito y me diría que me quiere?

¿Dónde eres tan importante que hasta a la estrella del desfile le has de limpiar los mocos?

¿En qué otra parte podría olvidar mis penas porque tengo que atender tantos arañazos, tristezas y enfados?

¿Quién recibe más flores que yo?

¿Dónde más podría guiar en la escritura de las primeras letras, una manita que quizás algún día escriba un libro?

¿En qué otro lugar recibiría el regalo de miles de sonrisas cada día?

¿En qué otro sitio me harían un retrato gratis?

¿En qué otro lugar mis palabras causan tanto asombro?

¿En qué otro trabajo cuando faltas dos días te reciben con los abrazos abiertos?

¿Dónde puedes ver en primera fila la ejecución de grandes obras de arte?

¿Dónde conservaría el alma joven, sino en medio de un grupo cuya atención es tan efímera, que siempre debo tener a mano una caja de sorpresas?

¿En qué otro sitio derramaría lágrimas porque hay que dar por terminado un año de relaciones felices?

ME SIENTO GRANDE TRABAJANDO CON PEQUEÑOS.

A todas vosotras, las madres, abuelas, padres, tengo que deciros que trabajar con cada uno de vuestros hijos e hijas ha sido algo maravilloso. He sentido todo lo que arriba he escrito. Me he sentido llena, plena, porque cada uno de esos pequeños está dentro de mi corazón y son especiales, elos son especiales, por sus sonrisas, por sus enfados, por sus interrogantes espirituales, por todos sus besos, por recordarme juegos de mi niñez, por ayudarme a sentirme tan feliz estando cada día de este curso con ellos, por ver como dan sus pasitos poquito a poco y luego el gran salto con el que todos los maestros nos quedamos sorprendidos.

Con todo el cariño que se puede sentir… a mis 25 niños y niñas.»

Laura  Alcón Izquierdo

En primer lugar agradecer, como padre, y en nombre de mi mujer y mio propio, la labor que ha realizado magníficamente, durante este curso, 2007/2008, por sus saber hacer, sensibilidad y entrega.

Leyendo esta carta, me hace pensar en el sistema educacional, tanto en el campo profesional de la enseñanza como en el no tan profesional, pero sí tan importante, como el de casa, del que nosotros los padres somos los responsables. Me hace pensar en la cantidad de horas que nuestros hijos pasan con sus profesores, y la importancia y trascendencia que deberán tener los mismos para ellos, y debieran tener para los padres. En el sistema educacional falla mucho, en el de casa porque la mayoría de los padres no participan en la labor educativa, y además contraeducan, restando autoridad al profesor y a ellos mismos, haciendo que hermosos niños se vaya convirtiendo poco a poco en pequeños tiranos. En el profesional falla mucho, detalles a miles, sobre todo en secundaria, etc. del cual hablaré en su momento. Pero hoy, todo a cuadrado, todo ha funcionado, los niños aprenden, los padres participamos, según posibilidades, y la maestra se siente orgullosa de su labor, lo que denota humanidad, profesionalidad y vocación (esta última muy escasa o de muy poco peso en la actualidad, y en muchos oficios)

Felices vacaciones de verano a todos

Pd: La señorita Montaña no ha escrito carta, pero la maestra de mi hijo José Luis, que también fue mi maestra cuando yo estaba en primaria, merece una especial referencia. Deseo agradecer a ella, y a Dios, por la existencia de personas como Montaña, que hacen que este mundo recupere migajas de esperanza. Es curioso que mi maestra, cuando yo estaba en 5º de EGB, sea la misma de mi hijo, en 3º de Primaria. Curioso es pensar que ella está enseñando a mi hijo, del mismo modo que me enseñó a mí. Cada vez que voy a recoger a mi hijo y la veo, me parece viajar en el tiempo, pues coincide hasta el mismo colegio (está un poco viejo, la verdad), y pienso, ¿cúantas cosas hemos vivido mientras tanto?, ¿cómo habrá cambiado la vida de ambos en 25 años? Mucho, supongo, y por otro lado, nada.

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Educación, Reflexiones, Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s