Dos opciones

En un mundo manejado por la publicidad, por la información dirigida, por la manipulación de los medios, donde se impone lo políticamente correcto, donde los sutantivos se disfrazan de eufemismos, lo que voy a decir va a sonar a disparate, y para muchos rozará lo delictivo, pero bueno, ya sé donde me meto.

El mundo es de las corporaciones, en eso están de acuerdo todos, o casi todos, sean catalogados de conspiracionistas o no. Yo propongo, a estas alturas de la barbarie efectuada dos posibles movimientos contra estos dueños del mundo, a elegir:

Primero. Reeducar a la sociedad contra el consumismo salvaje e irresponsable, obligar a nuestros políticos a independizarse economicamente y moralmente de estas empresas, apoyar a la pequeñas y medianas empresas, la empresa de barrio y familiar, no privatizar más los servicios y bienes del estado y luchar por tomar el poder de nuevo en las privatizadas, como es la luz, la telefonía, el agua, la busura, etc., aplicar un sistema circular del movimiento de mercancias eliminado el lineal, apoyando el reciclaje, aplicar una tasa a todas las transaciones económicas de las grandes empresas, eliminar los paraísos fiscales, perseguir con más ahínco la corrupción fiscal, bursátil y bancaria, etc.

Segundo. Organizar comandos armados para luchar contra las corporaciones, teniendo como regla general dos condiciones en la lucha armada: provocar el mayor daño a los bienes y ningún daño a las personas, ejemplo: volar por aires una fabrica de un famoso refresco (que por cierto está riquísimo), o un famoso restaurante de comida rápida, o una refinería de petróleo, o una gasolinera, o una sucursal bancaria, etc, todas los despachos, oficinas, tiendas, sucursales, casas, etc. que pertenezcan o trabajen para una gran corporación internacional. Llevar esta lucha armada hasta el caos más absoluto, produciendo una revolución mundial contra los amos del mundo.

Yo me decanto por la primera opción, creo que la violencia debiera ser el último recurso, no obstante, si las grandes corporaciones están aniquilando, destruyendo, destrozando, matando, a diestro y siniestro, corporal, anímica y mentalmente, la segunda opción sería en defensa propia, con la diferencia de que las corporaciones mata gente, y la luchar armada contra ellos no.

Pd: no es apología al terrorismo, es un derecho a la defensa propia.

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Concienciación, Corporación, Empresa, Globalización, Guerra, Nuevo Orden Mundial, Política, Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Dos opciones

  1. joluvero dijo:

    Me ha recordado a la película El Club de la Lucha, esa es la idea de la segunda opción, pero sin liarse a mamporros en los sótanos ni a tiros con nadie.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s