De película

Yo me siento como Truman, el de la película “El Show de Truman”, y creo, pareciendo pedantería, que cualquiera persona medianamente inteligente debiera sentirse de manera similar. La sensación de estar siendo manipulado y controlado, desde el principio de nuestros días hasta el final de la misma, no solamente por las personas de nuestro alrededor, sino tambien por las altas esferas, es una sensación que me vuelve una y otra vez. No es de extrañar que muchos pidamos libertad, queremos ser libres, de tanto control, de la esclavitud mediática, del poder de las corporaciones, de una lista larga de plagas que nos asolan.

Mucho se parece también a “The Matrix”, la famosa película en el que todos estamos metidos en un programa de ordenador, mientras nuestros cuerpos alimentan a las máquinas. El parecido es que nuestra mente y nuestro corazón han sido secuestrados por un maligno software, el de la publicidad, el de la tradición, el del consumismo, el de la mentira, mientras nuestros cuerpos son los envases, el hardware, que sostiene y da crédito a lo nefasto del sistema, siendo el crédito que le damos la única garantía de realidad que posee, nada más. Hasta cierto punto, nuestro cuerpo alimenta esas máquinas, las mismas que nos ha metido en el programa, porque la búsqueda imparable de la felicidad y del placer, consiguen que vivamos no del cuerpo y con el cuerpo, sino para el cuerpo.

El poder está en nosotros, en nuestra mente, para ello debemos despertar, como el protagonista de “Dark City”, y hacer ver a los manipuladores, a los creadores de la oscuridad, que nosotros tenemos voz y voto, que podemos librarnos de ellos y concebir un mundo nuevo, rescatar del olvido un mundo idóneo o crearlo desde el principio. Si nuestra mente se vuelve despierta, si nuestro corazón se sintoniza con la misma, el poder será grande y ya nadie podrá llenar de recuerdos y sueños falsos nuestro ser.

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones, Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s