Occam en la historia

Lo que se ignora de la antigüedad, sea desde el inicio de la historia y ya ni te digo de la prehistoria, es de tal volumen y consideración que asegurar algo al respecto de la misma es un disparate. Solamente hay indicios y muy pocas pruebas certeras, tal es así que la veracidad y la credibilidad, ya sea del movimiento histórico ortodoxo o del movimiento histórico heterodoxo se encuentran con las mismas lagunas, océanos en ocasiones, en algunos momentos de hasta miles de años. A veces es cuestión de valentía el postular determinadas hipótesis de trabajo y jugarse en ocasiones la cátedra o el sillón de la comodidad y el reconocimiento. Hacen postulado a la Navaja de Occam, que viene a decir que la explicación más simple es la más probable, pero no por ello la verdadera. El postulado es aceptar como probable (la mayoría de las veces como verdadero, contradeciendo a Occam) la explicación más simple, que es aquello que no te mete en más líos y no te hace dar vueltas, lo que automáticamente viene a excluir el pensamiento mágico en cualquier campo de trabajo. Esto pasa en historia y pasa en multitud de disciplinas científicas.

La heterodoxia no aplica la Navaja de Occam, pues estudia todas las posibilidades por muy remotas y absurdas que parezcan, que no quiere decir que lo sean. En las lagunas de la historia se mete a extraterrestres donde hubo dioses, conspiraciones donde las noticias son contradictorias o demasiado similares. Las lagunas son rellenadas de pensamiento mágico, en ocasiones muy exagerado, por amor a la verdad, y muy de replantearse la visita al especialista del cerebro. No obstante, incluso los más disparatados pensamientos y formulaciones a priori, deben ser tenidos en consideración, de lo contario sería pecar de soberbia.

Me recuerda esto el grano en el culo de los llamados científicos, aquellos que son los ortodoxos, llamada fisica cuántica, que está dando credibilidad y autenticidad científica a los postulados místicos (pensamiento mágico) La enorme crisis abierta entre la fisica newtoniana y la de la relatividad de Einstein dice mucho, donde dos teorías claramente aceptadas, la mayor parte de ellas comprobadas, se contradicen en cierto fenómenos físicos, haciendo ver un enorme abismo entre las explicaciones que afectan al macrocosmos y las que afectan al microcosmos. Una teoría unitaria pudiera ser la teoría de las Cuerdas, aunque todavía no está completa, pero es un buen camino, teoría por otro lado no muy ortodoxa.

Volvamos a la historia. ¿Quién puede decir con seguridad que los dioses de antaños, descritos en la mitología sumeria, por ejemplo, o en la egipcia, etc. no son más que formas de describir a seres con grandes dotes y poderes, con gran tecnologia, posiblemente extraterrestres? Si tenemos en cuenta la historia, también la ortodoxa, y sus lagunas, ¿no podría ser que el ser humano haya sido la creación artificial y genética de estos “dioses”? La historia la escribe los vencedores normalmente, es una historia parcial, no se escribe todo, sólo lo que el historiador cree importante, que lo será o no; también la historia deja muchos misterios, que se disfrazan de leyendas y mitos, cuando bien podría ser real, aunque adornada.

Hace poco unos nativos del Amazonas, que jamás han tenido contacto con la “civilización”, se toparon en su cielo con un helicóptero, al cual atacaron infructuosamente con sus pobres lanzas. Si esta tribu no tiene más contactos o un contacto total con el mundo moderno, y no terminan bebiendo Cocacola y llamando por el Nokia, escribiran que tuvieron una cruenta batalla con un demonio que rugía y brillaba, que volaba por los cielos, y que al final el héroe local los ahuyentó para siempre con su lanza, a posteriori mágica y con poderes antidemonios. Lo que escriba el historiador local, aunque adornado y aderezado, no deja de ser verdad, y aunque hay que saber distinguir siempre entre el adorno y la veracidad: la lanza no es mágica pero el artefacto existió. Esto bien podría haber ocurrido en la antigüedad, en la historia y en la prehistoria, tanto en lo denominado mitología y leyenda, como en lo “real” un tanto misterioso, y ya ni digamos en la lagunas.

Por otro lado, cuando te encuentras en ciertos yacimientos arqueológicos con una pintura de un señor con escafandra, lo simple es creer que es un señor con escafandra, no a una interpretación mágica del pintor de un dios local, en todo caso ambas explicaciones deben ser tenidas en cuenta, estudiadas y consideradas como posibles hasta demostración innegable. La Navaja de Occam dice que debe ser considerada la más simple, en este caso la del astronauta de la antigüedad, pero por otro lado la que necesita menos investigaciones, en este caso el del dios dibujado. No obstante esto ocurre porque desde el principio se ha denostado el pensamiento mágico en toda hipótesis y teorias históricas, pues si no la simple también hubiera sido la explicación menos complicada; todo es cuestión de abrir la mente o haberla abierta desde el principio.

Trabajar en una hipótesis es creer en ella, una creencia más, como el que cree en Santa Klaus, cuando demuestre la hipótesis debidamente, dejará de ser una creencia para convertirse en una convicción, si el historiador está convencido de su hipótesis entonces tiene fe en ella, por lo que nos encontramos (en otros terrenos también) que el pensamiento mágico y religioso existe en la ciencia y en la historia. Al final todo es cuestión de egocentrismo y soberbia, no de investigaciones y probabilidades.

Cada cual que coja su creencia y la meta en su petate.

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Historia, Reflexiones, Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s