Poco pan, poco suelo

Puedo parecer pesado, tal vez sea así, al volver una y otra vez con el mismo tema o temas afines. No me queda más remedio, es como dar una homilía idéntica todos los domingos de misa o como ir de pueblo en pueblo pidiendo el voto con el mismo mitin o como ir a faraón para que libere mi pueblo con una plaga trás otra. Reiterativos los hay, habemos, y aunque no me haga caso ni dios, yo seguiré erre que erre con mis ideas, peregrinas para algunos, verdades como puños para otros.

En un vídeo anterior, dos o tres post más abajo, se ve con meridiana claridad el problema demográfico que tenemos, un problema energético, no hay pan para tanta gente ni suelo para tantos píes, es así. Al vídeo le falta varías cuestiones, y completar otras, pero a groso modo es tristemente real. Quizás en el planeta se pueda albergar alguna gente más, pero no más, y ya después hay que poner remedio, hay que limitar la creación de nuevos seres humanos, quizás manteniendo la impopular idea de un descendiente por persona, o pensar en volar a otros planetas y colonizarlos, otra cosa no se me ocurre, a mí, claro está, que soy ingenuo. Pero, ¿qué idea tendrán las corporaciones internacionales, sus ricos magnates, y sus instituciones de todo esto? Para alargar la llegada del cenit, que no evitarlo, o tal vez sí, nada mejor que controlar la población mundial, control de natalidad, y quizás unas cuantas desgracias mundiales que arrebaten la vida a millones de seres humanos, por desgracias me refiero a guerras, “accidentes víricos”, plagas, tal vez terremotos y tormentas inducidas, etc. No es ciencia ficción, basta navegar un poco por Internet para ver que es posible y viable tales horrores. Los nada ingenuos señores del dinero, amos del mundo, están en todo, y nada ocurre por casualidad ni ocurrirá, tal vez se les vaya de la mano y tenga resultados colaterales inesperados, pero la casualidad no va con ellos. ¿Qué quiero decir con esto? Que ellos saben lo que pasa, lo controlan y dirigen el meollo hacia donde necesitan que vaya, por eso no quieren cambios de sistema, quieren afinar más el actual y tal vez, a lo más, a crear uno similar con más poder.

Yo no creo en la utopía, en este mundo por lo menos no, pero creo en que debemos aspirar a ella, por eso creo que en este valle de lágrimas se puede conseguir grandes cosas, bellos y hermosos sueños hechos realidad, siempre y cuando la lucha contra la oscuridad se gane, cosa que parece dudosa.

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Concienciación, Corporación, Economía, General, Globalización, Guerra, Nuevo Orden Mundial, Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s