La Gente Conformista e Ignorante

La gente en general es conformista, se ciñe a lo que le ha tocado y le han enseñado desde siempre, de ahí el amor excesivo a la tradición y a las costumbres. Esto conlleva a que  pocos se planteen, en rigor, lo que les rodea y les atañe. En ciertas gentes es casi un insulto dudar de la costumbre, de la tradición, y plantear preguntas o proponer cuestionamientos osados.

En política pasa esto, la mayoría de los votos están decididos de antemano, porque tradicionalmente han votado al mismo, el sujeto votante en cuestión y su familia. Los indecisos normalmente no votan y si votan lo hacen al partido que voten sus familiares o al que esté en más medios de comunicación.

Cuando se habla de monarquía, por ejemplo, muchos están a favor de esta institución más por conformismo social y político, que por firme convencimiento y argumento.

Se sabe, al menos unos pocos, que la gente ama y obedece al que está en el poder, sea elegido por las urnas o impuesto como dictadura o por nacimiento (como los reyes), porque lo que les gusta es estar tranquilos, sin sobresaltos, sin tener que esforzarse por cambiar nada, espera que otro haga las cosas y después recibe con conformidad lo que les venga, aunque sea lo contrario de antes. En cierto modo, el conformismo es una especie de cobardía y de ignorancia.

Otra cosa muy diferente es la adaptación, postura muy diferente a la del conformismo. No es lo mismo tener que vivir de un modo determinado, pensando de otro modo y luchando por estar de otro modo, que aceptar sin más e incluso bendecir el modo determinado de vida a la que se está obligado a vivir.

Los aspectos de la economía actual, con el capitalismo, el consumismo, el poder de las corporaciones, es un claro ejemplo de este dualidad adaptación y conformismo. Donde todos vivimos el sistema nefasto que nos ha tocado vivir, pero mientras unos deciden cómodamente, conformarse a todo lo que les venga, otros luchan a su modo, sea mucho o poco, contra este sistema de valores atrofiado y maligno, aunque tenga que vivir dentro del sistema.

La religión es otra cosa igual, al margen de verdades y mentiras, la gente es conformista, aceptando sin reproches las imposiciones de la tradición religiosa. Entre los católicos es costumbre bautizar a los niños y darles la primer comunión, casarse por la Iglesia y ser enterrados con oraciones católicas, aunque en su vida haya oído hablar de dogmas, mandamientos, encíclicas, etc. aunque no se sepa el nombre del Papa, el padre bautizará a su hijo, y aunque jamás pise una Iglesia para participar en la Misa, querrá que su hijo haga la comunión. Y todo esto por costumbre, por tradición, en resumen, por conformismo, que es la comodidad mental, sentimental y física de no tener que replantearse las cosas.

Me hierve la sangre pensar que la gente no piensa en nada más que en cuestiones sin importancia, perdiendo las neuronas y el tiempo en gilipolleses. Y cuando deben enfrentarse a realidades trascendentales, a sucesos de importancia, miran para otro lado y dejen que otros hagan. Yo llamo a esta clase de gente los borreguitos, que siguen al pastor que se les acerque y sin cuestionárselo jamás.

En el mundo hay varias clases de gente: gente muy lista con muy malas entrañas que manejan el cotarro, gente muy lista pero con menos poder y un grueso enorme y gigantesco de borregos que seguirán al pastor que chille más, en este caso a los que manejan el cotarro.

Desde hace tiempo tomé la desición de no enfrascarme en discuciones con nadie, y menos con borregos, sencillamente porque hablamos idiomas distintos o porque los borregos chillan tanto que no se oyen ni te escuchan. Sé, además, que la gente ignorante, cuando les tocan sus necesidades esenciales, como que se les acabe la gasolina o el banco le niegue el crédito, se ponen a favor del que esté en contra de éstos; son facilmente manipulados y manipulables.

Es terriblemente fácil manipular a las masas, y más teniendo medios de comunicación al servicio del manipulador. Crear conciencias a favor o en contra de algo es fácil, meterles sentimientos de algún tipo determinado, sea miedo, odio, también es fácil. Como sus mentes están vacías de pensamientos propios, hacen como suyos los pensamientos de los amos del cotarro, y manifiestan como propios unos sentimientos que ni siquiera les pertenece, dado que tienen un corazón maleable como la plastilina.

La gente en general no lee, o si lee solamente lo hace de cosas determinadas: deportes, prensa rosa, etc. La gente en general no se informa, ni se informa de todos los puntos posibles de vistas. Si ven una noticia por la televisión creen que es la verdad, no miran sobre la integridad del informador, ni contrasta la información, no van a fuentes alternativas. Si hay una corriente de pensamiento que esté de moda o una moda en particular, no se plantean en llevarles la contra, se dejan guiar tal cual.

Con gente así es muy difícil cambiar el mundo, porque lo que quiero yo, como quiere mucha gente como yo, no es que cambien de pastor para que les guíen mejor por el mundo, ni siquiera que el perro muerda a las ovejas, lo que quiero es que estén sin pastor, que ellos sean su propio pastor, que sepan que no necesitan que nadie les guíe ni les manipule. Pero cambiar de mentalidad a tan conformistas borregos es una tarea titánica e inútil, que solamente se podrá hacer con un terrible apocalípsis.

Es una lástima que necesiten de palos para que miren para otro lado y vean la verdad, pero es que los amos del cotarro han realizado tan bien su trabajo que han dejado a un grueso enorme y gigante de gente aborregada y conformista, con muy difícil cura.

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Concienciación, Cultura, Educación, Espiritualidad, General, Política, Reflexiones, Religión, Sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La Gente Conformista e Ignorante

  1. udcc dijo:

    Vemos un escenario donde la cultura europea, y todo lo que conlleva, está en peligro. La cultura occidental y sus valores están al borde de la desaparición. Si no ponemos remedio pronto, seremos exterminados en muy poco tiempo. Es irónico pensar que hay muchos europeos que desean este exterminio de cultura y forma de vida. Y me gustaría ver sus caras si algún día un yidahista obliga a sus hijas a vestir un burka (esto ha ocurrido en lugares como Afganistán o Irán. España, Europa entera, no sería una excepción). Seguro que no les hará mucha gracia.

    Entra en nuestro Blog udcc.wordperss.com y opina. También puedes contactar con nosotros con los correos electrónicos: derechoshistoricos@hotmail.es derechoshisto@gmail.com.
    Necesitamos un cambio y juntos podemos hacerlo.

    Me gusta

  2. joluvero dijo:

    No estoy de acuerdo con el comentario, y menos aún con lo que se expone en el enlace que mandas. El cambio que necesitamos es espiritual, no otro.

    Me gusta

  3. Mary María dijo:

    Muy buen artículo, pienso exactamente igual que tú, aunque se haya escrito hace años, es aplicable a día de hoy.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s