Joluvero, el Apóstata

Si viviese en los tiempos de… (siglos atrás) me quedaría muy bien el apodo que titula este post, aunque tal vez por apodarse así cabría la ligera posibilidad de acabar en la hoguera. Hoy he apostatado oficialmente, lo que quiere decir que oficialmente no pertenezco a la Iglesia Católica, y como tampoco pertenecía ni pertenezco a ningún otro grupo religioso o iglesia la cosa queda que soy más libre que un pajarito del cielo.

Por otro lado no puedo engañarme, mi cultura, mi ambiente, mi alrededor es netamente católico, o al menos de gran arraigo católico, pasando de un modo u otro por las parroquias e instituciones eclesiásticas casi todos los acontecimientos íntimos y populares. La mayoría del pueblo llano no es católico practicante, cosa que yo critico por incongruente, por falta de coherencia, es como si todos estuvieran apuntados en una asociación de músicos y la inmensa mayoría no supiese ni desease aprender a tocar un instrumento musical, o como si todos estuviesen asociados a una asociación de gays y lesbianas y la inmensa mayoría fuesen heteros. No obstante cada cual con su vida y su forma de vivirla, respeto, aunque no entienda tales posturas, del mismo modo que deseo ser respetado, aunque no me entiendan.

Bodas, que digan lo que digan siempre quedan más bonitas en la iglesia, bautizos, comuniones, con sus respectivos festejos, con más tradiciones ya paganas que religiosas. Entierros y misas de difuntos, donde se reúnen los que nunca van a misa, muchos que ni siquiera amaban al difunto, para cumplir socialmente y por el que dirán. Todas estas celebraciones intimas o cuasi populares, rodean al nacido en una nación o tierra donde la tradición católica (en el caso de España, por ejemplo) es la que prima. A todo esto se le debe añadir fiestas populares religiosas, un montón paganizadas, como la Semana Santa y la Navidad. Creo que aquellos que se toman en serio su religión, practicándola como mandan los cánones de la misma, son merecedores de respeto, aunque no comparta ni un ápice de sus cosas. Lo que es vergonzoso, más cerca de la idiotez y escasez de neuronas es autoproclamarse católico sin creer ni parcipar en su propia religión; lo dicho, como hacerse socio del Betis, aunque ame al Sevilla F.C. Me pregunto si la Iglesia Católica, consciente que es de este asunto, nada baladí por otro lado, hace la vista gorda porque le importe más la cantidad que la calidad de sus feligreses.

La cultura de mi país es de origen greco-romana, la cual aceptó el catolicismo y adoptó con todas las de ley, llevando hasta nuestros días una forma de vivir y ser enraizada en esos antaños patrones. Quiera que no, estos hechos históricos, afianzados por la monarquía y otras aves, hace que mi vecino y el vecino de siete pueblos de arriba, adopte unas costumbres y tradiciones sin discusión ni preguntas, es así porque sí.

Yo he sido coherente con mis propias creencias, y como no acepto a la Iglesia Católica, me he borrado de ella. Con el tiempo no sé que pasará, a lo mejor luego me llaman “Joluvero, el Converso”, o a lo mejor me hago judío o del Islam, o de alguna secta que prometan metros cuadrados en Ganímedes, o tal vez, que sea lo más probable, siga libre como un pajarillo del cielo, aunque esto última sea una metáfora, pues no sé hasta que punto un pajarillo del cielo es libre o hasta que punto lo soy yo.

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Concienciación, Cultura, Reflexiones, Religión, Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Joluvero, el Apóstata

  1. joluvero dijo:

    Hay un cúmulo de católicos que ni siquiera se plantean su pertenencia, justamente porque no se sienten católicos. La apostasía no es más que hacer formal lo contrario que formalmente se hizo: el bautizo. Aunque el simple hecho de no sentirse católico debiera bastarnos para ser y estar fuera de la Iglesia.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s