Creer para ver

Pienso, al igual que algunos, que no es necesario ver para creer, sino que hay que creer para ver, la esencia de esta afirmación es la que me dicta a pensar que todo cuanto veo es porque es lo que creo, así que finalmente, cuando veo estoy creyendo, pero el principio de todo esto es la creencia, es la amplitud de espectro de mirada, la intensidad de la señal que somos capaces de sintonizar, percibir. Soy el que soy porque así me veo, porque al creer hago mi realidad. También puede ver y no creer, aunque si lo estoy viendo es porque lo he creído antes, por lo que aquello que pienso que no creo realmente lo creo y por lo tanto lo estoy viendo. Sé que es un galimatías, pero es necesario sumergirse en este intrincado trabalenguas para sacar conclusiones, que aunque no definitivas si son suficientementes ilustrativas como para hacernos ver la realidad, para hacernos creer y para darnos a entender en lo que creemos.

Mi cuerpo, este que escribe, es un vehículo que mi consciencia, mi yo, mi ser auténtico o esencia, ha tomado para desenvolverse por este mundo. Todo es energía, como apunta el hermetismo, y mi ser es energía que manipula otras energías, mi cuerpo, que manipula otras, el mundo. Cuando nos llega la hora de la muerte soltamos lastre, nos deshacemos de una carga, de una energía sobrante y prescindible, y continuamos nuestro viaje por el basto e inacabado infinito, por la basta e inacabada eternidad.

No soy capaz de atravesar paredes por no creo ser capaz de hacerlo, si de todo corazón lo creyese sé que sería capaz de hacerlo. Este ejemplo serviría para otros, miles de millones. Si realmente tuviese fe (creencia auténtica) podría mover montañas, crearlas, destruirlas, hacerlas de chocolate… Si realmente tuviera fe podría crear universos nuevos, ser un dios omnipotente, el inicio de una eternidad, el centro de un infinito… si realmente tuviera fe sería como Aquel que está sobre mí, el cual tuvo y tiene fe. La fe no es creer en una sarta de estúpidas enseñanzas, en una retahíla de dogmas o practicar con afán y énfasis una disciplina religiosa. La fe, aunque relacionada con la religión, con cuestiones espirituales, va más allá de todo, es una actitud cierta y verdadera con la creencia en uno mismo.

Cobra sentido el pasaje de la Biblia, la presentación de la “llama” a Moisés: “Yo soy el que soy”. Pues bien, a eso es a lo que hay que llegar, al convencimiento del “Yo soy” Más allá del cuerpo, del alma misma, del nombre, del día de nuestro nacimiento, de nuestra vida, está el “Yo soy”, una energía capaz de transformar mundos y universos.

Si crees que no eres, no serás; pero si crees que eres, serás.

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Concienciación, Espiritualidad, Reflexiones, Religión, Sociedad y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Creer para ver

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s