Dulces sueños

Ante la inmensidad de la vida, ante la puerta de los misterios, ante la infinitud de las estrellas, ¿cuántas preguntas nos vienen a la cabeza?

Preguntas sin respuesta, ahogadas en un profundo suspiro, en el suspiro de un enamorado. Apreciamos de repente la pureza, la pureza con contiene y conlleva tales pensamientos; lejos del mundanal ruido, donde todo es engaño y odio.

Como los suspiros de un enamorado, sí, un enamorado sólo vive para su amada, se centra en ello, no hay más allá ni más acá de ella, no existen preguntas ni respuestas fuera de ella. Es el encanto y el embrujo del amor que lo embarga. Así cuando miramos a la inmensidad.

Sueños, suspiros, suspiros y sueños. ¿Qué diferencia hay entre un bello sueño y estar muerto? ¿Estar muerto es soñar eternamente? No. La vida, la vida es una, no se le conoce principio ni fin, la vida es una, toda ella es un sueño, la muerte, los acontecimientos, las cosas, no son más que parte de ese gran sueño.

Ayer era un niño hoy soy adulto, pero el ayer y el hoy es lo mismo. Ayer había nacido, mañana moriré, hoy me hago preguntas, pero el ayer y el mañana es lo mismo. Todo forma parte de un gran sueño, el sueño de la vida.

Liberémonos de las ataduras mentales, de las certezas, de las creencias, y vivamos en un perpetuo baile, muestrario de música. Porque no todo tiene tanta importancia como se le adjudica, y hay cosas que parecen ñoñas y son imprescindibles.

Dulces sueños, que tengáis dulces sueños, porque la vida es sueño, y no es de Calderón de la Barca.

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Concienciación, Espiritualidad, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s