New Deal (Nuevo Compromiso)

La crisis actual, que parece ir para largo, tiene unos paralelismos muy significativos con la crisis de los años 30, después del crack del 29, sobre todo por las causas del arranque, la llamada precrisis: sobreproducción, endeudamiento privado e institucional y el juego inmoral y ficticio-real de las bolsas. Cabría resumir, siendo francos y directos, que la avaricia es la causa principal de esta crisis, al igual que las anteriores; avaricia que es desglosada e interpretada en diferentes agentes. Es una crisis sistemática, que necesita de un cambio de sistema y de valores para poder resurgir de sus cenizas, cosa que hasta ahora no se ha producido. Hasta ahora  se ha inyectado analgésicos al sistema bancario, el tapabocas de las ayudas sociales y las aspirinas de planes con un pico muy alto y una caída estrepitosa, todo en vez de curar la enfermedad como es debido. La economía mundial pide a gritos un cambio, pero de sistema. A mi parecer, y que conste que no soy economista, Dios me libre, debiera buscarse la solución en atacar dos frentes a la vez, la de aquellos que viven de su trabajo y la de aquellos que viven del trabajo de los demás, lo que siempre se ha tenido por proletariado y patronal, aunque cada vez más es difícil distinguir quienes es quien. Hay que recortar los beneficios de los ricos, u obligarles a una inversión de sus beneficios en más productividad o bien a rescatar deuda pública, para que los gobiernos tenga mayor margen de maniobras. A los pobres, reeducarlos para que el consumo sea el justo, moderado por definición, y para que reciclen, reutilicen y para que sean más productivos en sus respectivos trabajos, cosa esta que no está en contra de sus derechos sociales: se puede ser productivo trabajando menos horas, pero mejor; esto significa que deben ser compensados por su productividad.

El New Deal (Nuevo Trato) que Roosevelt, el 33, impuso para combatir la gran depresión, son un claro ejemplo de la actitud que hay que tomar para cambiar las cosas. Al margen de si aquello era bueno o malo, eficiente o no, la actitud de “hagamos algo nuevo” fue la idónea. Creemos erróneamente que todo lo actual es lo mejor y que lo antiguo es lo equivocado o lo mejorable, también creemos que ciertos ciclos no pueden repetirse porque vivamos en otra época. Hay que hacer un Nuevo Trato, pero esta vez más radical y con vistas de ser más duradero y que tenga la capacidad de autorepararse.

Pienso que la bolsa debe desaparecer del contexto económico y político en el mundo, pues sus objetivos no son nada positivos para el conjunto de la humanidad, al no tener más fin que el enriquecimiento de algunos, personas e instituciones, situados la mayor de las veces por encima de los gobiernos, las leyes y del pueblo llano, aunque a veces las leyes y los gobiernos se cambien para favorecer a esos poderosos. Asimismo pienso que el papel de los bancos deben cambiar drásticamente, teniendo en cuenta que sus objetivos son la salvaguarda de los bienes ajenos y el préstamo a los que necesiten incrementar sus bienes. Deben desaparecer los bancos de inversión, al igual que las bolsas, y solamente existir los bancos o cajas comunes, que presten a intereses decentes, lejos de la usura actual. Si tenemos en cuenta que la gente pida prestado solamente en momentos cruciales o para invertir en productividad eficiente, la cadena de deuda y pago se equilibrará bastante.

El gobierno debe controlar la deuda privada y debe controlar las instituciones privadas y públicas financieras, para evitar la especulación. Radica todo en que todos controlen a todos, en democracia los poderes se controlan, o debieran controlarse, los unos a los otros, y el pueblo llano controle las instituciones. Tal vez debierase meter en este control al cuarto poder, que con su repetida libertad de expresión, son la mayor de las veces herramientas de los gobiernos o de los poderosos. De algún modo habría que controlar, con tribunales especiales, que la imparcialidad o la libertad de expresión fuesen reales.

Sigamos con el Nuevo Trato. Barrido del mapa las bolsas y los bancos de inversión, debiéramos centrarnos en la productividad eficiente y con pocos o ningunos residuos, llamado economía ecológica. No podemos concentir la corta vida de los bienes de consumo y la cantidad de recursos que se necesita (excesivamente baratos) para fabricarlos; todo debe ser aprovechado.

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Concienciación, Corporación, Cultura, Dinero, Economía, Globalización, Nuevo Orden Mundial, Sociedad y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a New Deal (Nuevo Compromiso)

  1. Pingback: New Deal (Nuevo Compromiso)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s