En las sombras

Con el tiempo me he dado cuenta de ciertas cosas. A veces darse uno cuenta de ciertas realidades es como un ovillo de lana que se ha liado más de la cuenta y parece un misterio sin resolver, pero que poco a poco, con paciencia y ciertos conocimientos, termina por ser desenredado y organizado. El cerebro es así, se lía a sí mismo con la cantidad de información y desinformación mezcladas. Una vez organizado todo como es debido, aunque queden muchos flecos, el grueso está claro y sin dudas, al menos no más de las necesarias.

Sí, creo en las conspiraciones, la historia de la humanidad es una historia de conspiraciones, la historia de la convivencia humana. Decir otra cosa demostraría un absoluto desconocimiento, o señal de no haber leído un pasaje de historia en la vida. Conspiraciones, traiciones, secretos de estado y de alcoba; reyes, filósofos, políticos, soldados, sacerdotes, etc. todos han vivido un mundo de conspiraciones en la historia. Que en la actualidad se prosiga con ese pan nuestro de cada día, del quehacer de los que protagonizan este gran teatro, es algo más lógico que pensar lo contrario. Si las conspiraciones son absurdas o no, solamente pueden ser catalogadas con el paso del tiempo, porque es costumbre no atenderlas siempre a su debido momento… y así pasa lo que pasa, si no que se lo digan a César o a Sócrates o al mismo Cristo (éste también es un personaje histórico).

El grueso que queda claro es, y a lo que iba, que el mundo está gobernado por corporaciones, es decir, por mega-empresas internacionales o transnacionales. Quien niegue ésto es que es un maldito ignorante (como diría Trevijano) o un paleto ilustrado (ídem). Sin ánimo de ofender, y más de hacer ameno este escrito, pido disculpas a los que se sientan identificados. Basta echar un vistazo por el bosque de empresas que nos rodean, las cuales, aunque muchas de ellas son medianas, en realidad son sucursales o subsidiarias de otra mayor, y ésta de otra. Por supuesto no me refiero a la empresa familiar pequeña, el que tiene una tienda o un bar o un hostal o una empresa de yeseros, etc. Incluso muchas medianas empresas, con bastantes trabajadores, se escapan de esta severa crítica, pues se mantienen al margen de tan demoníacos dueños del mundo.

¿Cuáles son esas empresas? Nombrarlas es un tarea poco apetecible, pero podría poner como ejemplo: http://negociosyemprendimiento.com/top-100-las-empresas-mas-grandes-del-mundo-2011/ , de la lista de este enlace se ven fácilmente, porque destacan, empresas del sector energético, empresas de tecnologías, de la alimentación, farmacéuticas y los sempiternos bancos. Pero estas empresas, tienen a su vez acciones en bolsa, son catalogadas por empresas aseguradoras y de riesgo, y además, sus consejos de administración están compuestos muchas veces por la misma gente, perteneciente a otras empresas que ni salen en los rankins. Al final el top cent pertenece a muy poca gente, las cuales a su vez suelen ser familias y apellidos famosos en la historia por ser dueñas de las mayores riquezas del mundo y metidas en casi todos los freagaos y transformaciones (a base de conspiración y talón en mano) desde antes de la Revolución Industrial.

En el mundo hay muchas formas de gobiernos: repúblicas de varias clases, monarquías de varios tipos, gobiernos presidencialistas, dictaduras (se diferencian de otras, como de la monarquía, en que la toma de poder no es ancestral, sino muy reciente históricamente), etc. La mayoría de los países tienen una forma de elegir representantes (espero que no me dé la risa) llamada democracia: se supone que un ciudadano vota a un candidato para que lo represente, bla, bla… La democracia, esa palabra puesta en boca de todos, que se usa a destajo e indebidamente, pasándole igual que a la palabra “amor” usada por diestro y siniestro sin la más mínima idea de su poderosa acepción y su trascendente significado. Para que una democracia sea real, es decir, realmente una democracia, debe estar depositado el poder de la nación en el pueblo y ser éste quien dictamine las reglas de juego que le concierne, quien va dirigir las diferentes facetas del país y defender sus intereses. Pero en la actualidad no es eso lo que ocurre, pues son los gobernantes quienes dictaminan sus propias reglas de juego y mandan sin freno ni criba en los diferentes poderes de un estado. Para más inri, esta dictadura encubierta se disfraza de hermosos cantos de sirenas y el pueblo llano cree a pies juntillas que en sus manos está el poder. El caso de España es especialmente relevante, aunque pasa lo mismo en muchos países “democráticos”, donde hay una partidocracia, es decir una dictadura de partidos políticos. En esta concepción se parecen mucho, salvando muy pocas distancias, a los países comunistas, de partido único; lo diferente es que el poder recae y es alternado por dos o más partidos, con vistas de durar ad infinitum. Los partidos políticos no son interiormente democráticos, no veo como pueden ser democráticos más allá. Además están financiados por empresas y entidades privadas, comprometiendo toda imparcialidad desde el mismo momento de la recepción de la ayuda. Y así comienza la ignominiosa historia del gobierno. Otro tema es las regla de juego principal, es decir, la elección, el voto, donde se adultera de tal modo estas reglas para que no haya forma de escapar del imperio de partidos. Una verdadera democracia debe contar todo voto, tener el mismo valor y que haya un filtro de candidatos, y de posibles elegidos, y estar prohibida cualquier interferencia interesada. En una verdadera democracia debe haber una separación de poderes, de tal modo que todos controlen a todos y no deje resquicio posible para la corrupción. Esto sería lo principal, pero el carácter de una democracia eficaz debe basarse en la sencillez o simpleza de reglas, en la equidad y justicia del mando, en el no despilfarro de energías y talentos, en el aumento de la eficiencia y sobre todo en la honradez. En suma, que no vivimos en una democracia real, sino más bien en una pantomima, en el caso de España es una Monarquía (porque hay unos reyes) y Partidocracia limitada al Bipartidismo Parlamentarista Senatorial, es decir, una cochambre que no sirve para nada, a no ser para mantener el status quo de los sinvergüenzas de siempre: la Casa Real y la Clase Política, ambos tutelados por la Banca y las Corporaciones.

De corporaciones anda el tema, pues son los que han creado reglas de juego internacionales y sus instituciones, desde el FMI hasta la OMC, y los bancos nacionales o estatales, ya de por sí dirigidos por la banca privada. El dinero, las finanzas, los hierofantes del mismo, son los que mandan realmente, a varias escalas, desde pequeños pueblecitos perdidos de la mano de Dios hasta grandes países y grupos de naciones, como la Comunidad Europea. Si a esto le añadimos Bilderberg, Trilateral, CFR, y otros medios e instituciones, vivimos en un mundo plenamente controlado por poderes vendidos a poderes en la sombra; por supuesto, la patria de Cervantes no iba a escapar a esta tiranía. ¿Ven ahora por que introduje el tema de las conspiraciones? Hasta aquí las conspiraciones son reales, incuestionables, nada más hay que abrir un poco los ojos para darse cuenta. Eso sí, hay medios para que muchos no se den cuenta o no tengan ganas de abrir ese poco los ojos. La industria del entretenimiento y la mecánica de la economía  hacen que la gente no tengan ni tiempo ni ganas de hacerse preguntas.

¿Qué hay más allá de estos gobernantes en la sombra, los dueños del dinero (verdadero dios del mundo actual) y qué pretenden en última instancia? Esta es la pregunta del millón, ojalá lo supiera con certeza. Y es a partir de aquí cuando la conspiración se vuelve dudosa, no por ser o no creíble, pues nunca son creíbles para el público lego; sino que se pierde en un ovillo, muy relíado y perdido de misterios. Aunque yo tenga mi particular, y probablemente equivocada, hipótesis, la verdad es que muy poco se puede decir con certeza, con pruebas o documentación fidedigna por delante, son más bien sospechas, intuiciones, extrañas “coincidencias”, etc. Una conclusión a la que he llegado es que muchos de los gobernantes del lado oscuro pertenecen a sociedades secretas, y sé que dentro de las sociedades secretas hay una agenda para el mundo, y que dentro de estos grupos hay escalas o grados, donde los secretos son otros y la agenda otra; de tal modo es así que un miembro de base puede buscar hacer el bien y un poco más arriba todo lo contrario. ¿Quién está detrás de los que están detrás? ¿Cuál es la sombra de la sombra? ¿Demonios? ¿Extraterrestres? ¿David el gnomo? Ni idea; pero salvo al simpático gnomo, no descartaría cualquier otra posibilidad.

Sabemos, lo que sabemos, que hay pruebas más que suficientes para sospechar que en la creación del ser humano tuvo mucho que ver los extraterrestres, o ángeles o dioses según cultura ancestral. Culturas como la sumeria, la egipcia, la china, la griega, la hindú, las precolombinas, etc. son un arsenal del origen de estas sospechas, más que fundadas. Si la creación del ser humano fue dirigida, no sé si ordenada, por estas entidades, ¿qué me impide pensar que no estén ahora mismo detrás del gobierno en la sombra? No sé qué motivos podrían tener para dejar atrás la claridad del día y hundirse en la oscuridad para llevar a cabo sus planes o aspiraciones, pero probablemente hubiese una guerra de dioses y un posterior tratado de no injerencia en asuntos humanos. Pero hay injerencia, con meticulosa pulcritud, sin que apenas nos demos cuenta, las sombras actúan a través de los humanos (o no tan humanos) que están en el poder visible y éstos actúan en el mundo entero, a través de corporaciones, partidos, instituciones, etc. Se han hecho con el poder de la energía que mueve ahora mismo el mundo: el dinero (becerro de oro) y a través de esta energía manipula el mundo y hace esclavos. Antes de tener tal dimensión de importancia esta energía, se hicieron con el control de otras, como la religión, la cual mantienen todavía.

En qué consiste la esclavitud. Lo primero es que nos hace esclavos pero nos hacen creer que somos libres, de ese modo no hay el mínimo interés en desear la liberación, pues si no te percatas de tus cadenas cómo vas a querer liberarte. Te esclaviza usando esas energía que poseen en exclusividad, te atan a unos patrones generacionales, tradiciones sin sentido que vemos con adoración y a la búsqueda de la felicidad a través del dinero y el consumo. Te meten en la cabeza pensamientos, que aceptas como propios, y deseos en el corazón que piensas que son propios, pensamientos erróneos y sentimientos egoístas. La búsqueda del bienestar se convierte en el objetivo, lo que conlleva consumo, deudas, y mucho trabajo, que quita tiempo. El poco tiempo libre es rellenado con tonterías, con formas de ocio que aparten de hacerte preguntas indebidas. En suma, te alinean, te subyugan, te vampirizan, te anonadan, y tú, todos, mientras tanto, con nuestra mejor sonrisa; porque no te percatas de tus cadenas. Creo que el objetivo está cumplido, las cadenas están impuestas y la gente esta idiotizada. Todo lo que se mueve ahora mismo en el mundo es para no dejar resquicio de escapada y afianzarlo. El gobierno mundial es una forma viable para ellos en este sentido y no pararán hasta que lo consigan, aunque en cierto modo ya lo han conseguido a través de la globalización. Pero el objetivo no es un mundo unido bajo un mismo gobierno, con una misma religión, con una misma moneda, todos hermanos y cantando de felicidad por la calle de la piruleta. El objetivo es un mundo con una misma moneda, con una misma religión (una por encima de las locales) y con un gobierno mundial, que controle todos los movimientos de los ciudadanos y que éstos estén en contantes rencillas, guerras. Quieren un centro quieto y un alrededor de caos, como una isla de paz rodeado de un mar de tempestades, donde ellos vivan bien y el resto vivan mal. ¿Con qué idea? Ellos no necesitan  dinero, ni más poder, ni riquezas, ya tienen esto. ¿Qué quieren? Quieren al ser humano en sí, la energía de sus almas, sus sentimientos, sus pensamientos, sus vibraciones. Ellos son vampiros de las energías del ser humano.

¿Se puede hace algo? Pues sí. Si todos abrimos los ojos y somos conscientes de nuestro poder, podríamos obrar maravillas, milagros, y estos vampiros de las sombras no tendrían nada que hacer contra nuestro poder. Somos dioses en potencia, y chupar de un dios en potencia es un sorbo que los tiene drogados, si le retiramos esa droga tendrían dos soluciones, o se curan de sus adiciones o se rebelarían de mala manera. En el segundo caso creo que podríamos contra ellos, y si no creo que tendríamos ayuda. He hablado del lado oscuro, el cual viola las leyes de no injerencia, pero el lado claro, aquel que respeta las leyes, puede intervenir si se lo pedimos.

En resumen, ciertas teorías conspiracionistas son probables, otras son posibles y discutibles. Pero al margen de explicaciones más o menos esotéricas, que entrañan más un credo que una prueba para muchos, lo cierto es que lo visto hasta ahora es muy preocupante. Debemos tomar conciencia de ello, despertar de una vez por todas, hacer valer nuestro poder intrínseco y exteriorizar todo aquello que de bueno llevamos en nuestro interior. Si queremos que nuestros hijos y nietos, nosotros mismos, vivamos y tengamos posibilidad de transcender, debemos revolucionar el mundo en una estancia amigable para todos, benevolente; y para ello debemos volver a la Madre Tierra, un equilibrio entre naturaleza y tecnología, entre cuerpo y alma, entre progreso y bondad. Mirad dentro de vuestros corazones y buscad la humildad.

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Concienciación, Conspiración, Corporación, Cultura, Dinero, Economía, Educación, Empresa, Espiritualidad, Globalización, Guerra, Historia, Misterios, Naturaleza, Nuevo Orden Mundial, OVNI, Política, Religión, Salud, Sociedad y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s