Me gusta la poesía

Me gusta la poesía. No es que me lleve todo el día leyendo poemas, ni que me vaya a dormir con Machado y me despierte con Góngora, es más bien una afición sin fanatismos, como ser religioso cuando conviene o estás necesitado. Yo sólo rezo cuando estoy desesperado; otra cosa es el concepto místico de la oración, cosa esta que probablemente practique a todas horas, pero lo que se dice decir letanías… bueno, cuando estoy muy mal, lo lanzo casi como un hechizo. Con la poesía es lo mismo, pues aunque considere que la poesía está en todo, es como el éter de los sabios, solamente recurro al poema cuando quiero decir mucho en poco y de la mejor manera posible.

Más que lector de poemas soy constructor de los mismos, no podría decir el nombre de un autor de poesía contemporáneo, de hoy, vamos, de la Generación del 27 hacia atrás sí podría nombrar algunos. Me gusta componer, casi siempre poemas libres, no sujetos a métrica y casi ni rima, pero con musicalidad siempre. Pienso que los libros de poesía, y bueno, todos los libros, novelas y ensayos también, debieran ir con música de fondo, o con recomendaciones tipo: “Para leer este poema escuche de fondo la Lacrimosa Dies Illa del Requiem de Mozart”. También compongo con métrica e intento ser original, lo último fue dos estrofas de seis versos con las tres primeras endecasílabas y las tres segundas eneasílabas. Pero pensar en sílabas es un coñazo sino se hace con pasmosa facilidad, ya que, al menos me pasa a mí, cuando compongo lo hago con inspiración, como si explotase dentro de mí algo y no pudiese parar, así que no voy a decir a mi alma: “espera, que no sé si llevo ocho o siete sílabas, y no me acuerdo si tengo que restar o sumar uno a las agudas, ah, y quizás esta rima no deba ser consonántica, ¿y qué hago con el hiato?”.

La poesía es algo grande, muy grande, y se suele transmitir en poemas, pero la mayoría de las veces va con latidos, con visiones, con la misma vida.

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Concienciación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s