El viejo: maestro o decrépito

El viejo, son como dos caras de un dios dual, como un Jano, ambos son arquetipos, pudiendo ser un viejo maestro, que enseña cosas nuevas con ideas antiguas, o el viejo decrépito, incapaz de enseñar nada, atrapado en su soberbia. Al igual que Jano, cuyo mes es enero, es el mes que mira al futuro, a los otros meses, a la evolución, el mes que decidimos hacer cosas nuevas, cambiar de vida; pero enero también es ese mes frío que viene de diciembre, del anterior año, incapaz de soltar lastre. Como Jano, pues, como enero, entonces, el viejo aparece en nuestros sueños, en nuestra vigilia, y puede significar dos cosas: es un gran maestro que nos enseña el correcto camino, la verdadera sabiduría, o es ese monstruo agonizante que se aferra al ego y que con sus consejos nos destruye.
El auténtico maestro, alcanzando su madurez, no hace más que derramar su sabiduría y dejarse ir, poco a poco, para que el discípulo tome las riendas. Lo mismo del padre con sus hijos, que debe perder esa sacralización de la que es objeto para pasarle el testigo a los hijos. Pues saber soltar es tan importante como saber atrapar, debe haber un perfecto equilibrio, que requiere una fuerte dosis de humildad, para el viejo y para el joven; el primero porque debe saber soltar y el segundo porque debe saber atrapar, y para ambos, porque deben saber cuándo y cómo. Eso no quiere decir que el joven tome toda la sabiduría y sea comparable con el viejo, pues a ese joven le queda toda una trayectoria para aprender a soltar. El joven debe aprender a soltar cuando llegue a su cenit, pero antes debe aprender a atrapar.
Si en la vida nos tropezamos con la versión enferma, decrépita, cercana a la muerte, podemos confundirnos, creer que es un maestro, cuando en realidad es un alumno, discípulo de la vida, que no ha podido soltar. Pues el conocimiento, la experiencia, es como agua que si no corre te ahoga o como fuego que si no se propaga te quema, y muchos, al final de sus días, se ahogan o se queman, y esa sensación es la que traspasan a sus discípulos, a sus hijos, nietos, que terminaran reverenciándolo y viviendo equivocados con una enseñanza envenenada y errónea.
El arte de soltar, de que todo transite, transcurra, emane, es el que debemos adquirir, y los viejos, que bien han sabido hacerlo, son los que pueden ayudarnos en ello.
Soltar es quitarle importancia a la vida, perderle miedo a la muerte, tener humildad plena y sincera, conocer las virtudes de la soledad y el silencio, del recogimiento, de la navegación interior, saber mirar, no juzgar… Pero una cosa es decirlo y otra bien distinta adherir ese conocimiento a nuestro ser, que requiere años, muchos años.
En resumen: el viejo maestro nos enseñará a soltar y el viejo decrépito nos enseñará a amarrar, el primero será modesto, el segundo será soberbio, el primero será flexible y el segundo será rígido. Y el discípulo debe reconocer ante quien está presente y si su capacidad de soltar va creciendo conforme transcurre su vida.

 

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Concienciación, Espiritualidad, Reflexiones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s