Vara de medir

Intentamos medir a todo el mundo, todas las circunstancias, con la misma vara de medir, y no nos damos cuenta que eso es injusto a la par que ridículo. Cada situación, cada persona, son únicas, excepcionales, irrepetibles, aunque en apariencia parezcan lo mismo.
La educación, por ejemplo, ¿cómo se puede valorar, juzgar, clasificar, puntuar, a todos los alumnos con la misma vara de medir? Cada alumno es distinto, aunque muchos, por la moda o por la costumbre, parezcan clones; pero son diferentes, sienten diferentes, piensan diferentes, aunque solo sea una proporción ínfima. Cada alumno es hijo de sus padre y de su madre, tiene una familia distinta, unas costumbres desiguales, un corazón, un cerebro, un alma, que calibran de un modo distinto.
¿Cómo se puede valorar igual un alumno introvertido que un alumno extrovertido?, ¿a un alumno capacitado para las artes que a otro para las matemáticas?, ¿a uno que se le da bien escuchar que a otro que se la fenomenal hablar?, ¿a uno que trabaja rápido a otro que trabaja lento? ¿Cómo se puede valorar del mismo modo a niños, adolescentes, personas, tan distintas?
En algo falla la educación cuando se ha generalizado tanto, la propia palabra currículo tiene su perversión intrínseca. ¿Qué digo o pretendo decir? Que todo está equivocado en el sistema educativo, prácticamente de raíz, con tales errores que están pasando factura al ser humano. Hablo del sistema español, pero sé que la mayoría del mundo tiene un sistema parecido, aunque en apariencia les vaya muy bien a otros países.
La primera perversión es que se educa, instruye, al niño, desde pequeño a competir; la segunda es que los preparan como trabajadores y consumidores, propio del aquelarre que viene de la Revolución Industrial; la tercera, que se omite la diferencias cualitativas de cada uno de ellos. Tales perversiones son imperdonables, como que no se les eduque para la colaboración. Examinarlos constantemente, con exámenes estandarizados para más inri, es una crueldad.
Los exámenes, sí, es una cosa que debiera dejar de existir. Entonces ¿cómo se valora a un niño o estudiante? Hay muchas formas. Los trabajos interdisciplinares, por ejemplo, donde cuenta más la colaboración, la voluntad, que los propios resultados, que los tendrá también.
Mi colegio ideal es aquel en que un maestro tiene pocos alumnos, que no está limitado por las paredes de un edificio, que enseña de manera distinta a cada uno de los alumnos, en el que competir está prohibido, y los exámenes, y los horarios rígidos, y las burocracias. Tal es así que a un alumno se le puede aprobar porque se sepa todo en matemáticas o porque se sepa poco, porque el que sabe mucho de una cosa puede saber poco de otra y viceversa. Si se conoce al alumno se sabe qué virtudes y defectos tiene, cuales son sus posibilidades, sus capacidades, y a un niño que tiene muchas capacidades intuitivas o narrativas, por ejemplo, no se le puede exigir el mismo nivel de matemáticas. No hay injusticia en aprobar a uno y a otro, lo injusto es tener la misma vara de medir para ambos.

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Concienciación, Educación, Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s