La preguntas de la vida

Dice Rudyard Kipling en un poema:

Tengo seis honestos sirvientes
(me enseñaron todo lo que sé);
sus nombres son Qué y Por qué y Cuándo
y Cómo y Dónde y Quién.

Yo añadiría un Para qué, que creo es esencial, el que más, quizás, porque es el que menos se contesta.

Cuando pasamos una etapa de nuestra vida, digamos, como mínimo incómoda, nos arrojamos dentro de nosotros mismos, ya sea para lamentarnos o para buscar soluciones, y nos hacemos preguntas. Quién, Cuándo, Dónde, Cómo son fáciles de contestar. El Quién es el afectado, supongamos que hablo de mí mismo, ese Quién sería yo. El Cuándo es el tiempo, que sin darles muchas vueltas a la física cuántica o al misticismo, el Cuándo es el ahora, ese momento que estoy viviendo, disfrutando o padeciendo, o el momento en el Qué fue contestado. El Qué es aquello que vivimos, imaginemos que tengo una jaqueca de caballo, una bestial y terrible jaqueca. El Cómo también es fácil, es la forma o manera en el que se sufre la jaqueca: “me duele aquí, es pulsátil, me ocurre cuando me preocupo mucho, etcétera”. El Dónde es el lugar: mi cabeza, en una zona geográfica y anatómica exacta. El Por qué es más difícil de contestar, pero más fácil que Para qué. Muy a menudo, dada la dificultad de contestar el Por qué, cuando se obtiene, se averigua, nos damos por satisfecho y pensamos que hemos terminado el recorrido de nuestras pesquisas. El Por qué puede ser solución momentánea, muy duradera, tal vez, para nuestra concepción del Cuándo; pero al fin de cuentas no es definitiva. El Por qué puede ser las preocupaciones del trabajo, de la familia, de una idea obsesiva, una demasía de vino, un tumor en la cabeza, una mala visión y mil cosas más que pueden producir jaquecas.

No podemos confundir el Por qué con el Para qué, ambas cosas son distintas. El Por explica el motivo de algo y el Para la finalidad de ese algo. Por qué me duele la cabeza puede explicarse con uno de sus motivos, si se descubre verdaderamente el que es, supongamos que el motivo es el trabajo. El Para qué va más allá y busca en lo más hondo de nuestra psique. ¿Para qué tengo un dolor de cabeza?, ¿qué finalidad tiene el dolor de cabeza, o un accidente, o una enfermedad, o una separación, o una pérdida? También otros sucesos tienen esa misma pregunta, aunque sean a priori positivos: ¿Para qué me casé o me fui de vacaciones o me tocó la primitiva o tuve hijos o conseguí mi diploma? El Para qué es esencial, es el que nos descubre la verdadera identidad de nuestra existencia y de los entresijos del universo que nos rodea, nos posee, nos embarga.

Qué: suceso en sí.
Por qué: motivos del suceso.
Cuándo: momento del suceso.
Cómo: forma del suceso.
Dónde: lugar del suceso.
Quién: sujeto del suceso.
Para qué: finalidad última y verdadera del suceso.

Ese dolor pulsátil de cabeza es una señal. Sé Por qué me duele, sé Cuándo, sé Dónde, sé a Quién, sé Cómo, sé Qué; pero el Para qué rebasa cualquier respuesta ortodoxa. El Para qué puede ser para que me dé cuenta que debo vivir con más tranquilidad, tomarme la vida con filosofía, sentir con más sabiduría, aprender a amar, etc. etc. Por entraña pasado, Para entraña futuro, ambos son necesarios, pues el Para sin el Por no se lograría.

Cabe preguntarse si no existirá un Para qué gigante, universal, que conteste todas nuestra dudas, que dé sentido a la existencia misma, a la Creación. Estoy convencido que sí, que a cada conciencia, sea esta individual, colectiva o universal, le corresponde sus propias interrogantes y sus propias respuestas. Contestarse el Para qué es buscar el sentido a la vida, y para ello debemos contestar las demás preguntas, sobre todo el Por qué.

Creo que sería un buen ejercicio comenzar, pese a Kipling, a tener un sirviente más en el poema: el Para qué.

Anuncios

Acerca de joluvero

Nací en Sevilla, en 1972, y resido en Las Cabezas de San Juan. Soy esposo, padre de tres niños, trabajador en una farmacia, profesión que compagino con mi afición a escribir. Escribo novelas, relatos, poesía, ensayo, todo desde un punto de vista espiritual y profundo, dándole a mis obras incluso varias lecturas paralelas. Me gusta hacer senderismo, andar por el campo, por el bosque, me gusta leer, escuchar música. Me gusta el misterio, lo paranormal, lo oculto, etc.
Esta entrada fue publicada en Concienciación, Espiritualidad, Misterios, Psicología, Reflexiones, Sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s